FACUA recomienda no regalar móviles a los niños en estas fiestas

La Federación pide a los padres que reflexionen sobre el riesgo de que los pequeños puedan llegar a sufrir problemas de adicción, a lo que hay que añadir la incertidumbre sobre si sus radiaciones son peligrosas para la salud.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) recomienda no regalar móviles a los niños en estas fiestas y pide a los padres que reflexionen sobre el riesgo de que con ellos los pequeños puedan sufrir problemas de concentración y adicción, a lo que hay que añadir la incertidumbre sobre si las radiaciones de la telefonía móvil son peligrosas para la salud.

Ante la aparición en el mercado de teléfonos destinados directamente a los niños, FACUA critica la irresponsabilidad de las multinacionales de la telefonía, que quieren seguir ampliando su cuota de mercado y enriquecerse a costa de niños cada vez más pequeños, obviando los estudios científicos que desaconsejan que utilicen móviles.

Adicción

FACUA advierte que el niño tiene más posibilidades de convertirse en un adicto a la telefonía móvil y de sentir inseguridad y ansiedad si lo olvida, extravía o no puede usarlo al quedarse sin cobertura o batería. Además, el móvil puede contribuir a reducir su concentración durante el estudio.

Por otro lado, los niños son más susceptibles ante los mensajes publicitarios que presentan el teléfono móvil como un instrumento que define la integración en un grupo, por lo que si carecen de él pueden sentirse marginados frente a cada vez más niños que sí lo tengan y si poseen uno podrían discriminar a otros pequeños sin móviles.

Además, los niños tienen más riesgo de caer víctimas de los fraudes propios de la telefonía móvil, como recibir llamadas o SMS invitándoles a enviar mensajes para recibir falsos premios, participar en concursos y juegos de azar.

Ondas electromagnéticas y niños

FACUA también apela a los estudios científicos que desaconsejan el uso de móviles por los niños ante sus posibles riesgos para la salud. "La industria debe abstenerse de promocionar el uso del teléfono móvil entre los niños". Esta es una de las conclusiones del Informe Steward (2000) fruto de una investigación sobre los posibles efectos de la telefonía móvil en la salud elaborada bajo la dirección del catedrático de biología Sir William Steward por el denominado Grupo de Expertos Independientes en Teléfonos Móviles, constituido por el Departamento de Salud del Gobierno británico.

El Informe Steward desaconseja el uso de teléfonos móviles por niños y adolescentes menores de 16 años ya que si la exposición a ondas electromagnéticas provocara efectos nocivos para la salud, éstos serían, en todo caso, más vulnerables a dichos efectos que los adultos, dado que sus cráneos son más delgados y absorben más fácilmente las radiaciones. "Se sabe que tanto la predisposición genética como la edad pueden determinar las consecuencias de estos aparatos", indica Steward, que recomienda adoptar todas las precauciones posibles hasta que se demuestre científicamente cuáles son los efectos que provoca la exposición a estas radiofrecuencias.

Por su parte, en el informe de marzo de 2001 Los efectos fisiológicos y medioambientales de la radiación electromagnética no ionizante, realizado por encargo del Parlamento Europeo por el Departamento de Física de la Universidad General de Investigación del Parlamento Europeo y el Instituto Internacional de Biofísica de Alemania, se desaconseja "enérgicamente que los niños (sobre todo los adolescentes) utilicen de forma prolongada y sin necesidad teléfonos móviles por su creciente vulnerabilidad a efectos perjudiciales para la salud". El informe continúa indicando que "la industria de la telefonía móvil debería evitar fomentar el uso prolongado de teléfonos móviles por parte de los niños utilizando tácticas publicitarias que explotan la presión de los compañeros y otras estrategias a las que los jóvenes son susceptibles".

FACUA, que reseña estos estudios en su informe Móviles y salud: algunos datos que los consumidores deben conocer, considera que lo que tendrían que hacer las compañías de telefonía, en un ejercicio de responsabilidad social corporativa, es desarrollar campañas publicitarias para persuadir a los padres de que sus niños posean móviles.

Ya somos 203.746