En la localidad barcelonesa de Masnou

"El negro no entra": condenan a un portero de discoteca por discriminación y agresión a un usuario

Un año de inhabilitación y 6.495 euros de multa para un vigilante de seguridad por un delito de denegación discriminatoria de prestación privada. Tras vetar a la víctima, también le propinó un puñetazo.

"El negro no entra": condenan a un portero de discoteca por discriminación y agresión a un usuario

El Juzgado Penal 2 de Mataró (Barcelona) ha condenado a un año de inhabilitación y 6.495 euros de multa a un vigilante de seguridad de una discoteca por impedir la entrada a una persona con la afirmación "el negro no entra" y agredirlo posteriormente con un puñetazo.

Según la sentencia, el agresor ha sido condenado a inhabilitación por un delito de denegación discriminatoria de prestación privada y al pago de una multa de 1.440 por un delito de lesiones, además de 5.055 euros en concepto de responsabilidad civil por lesiones, secuelas y tratamiento odontológico.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 3 de junio de 2012, cuando dos jóvenes iban a entrar en una discoteca del Masnou (Barcelona) y, en el control de acceso, se le impidió la entrada a la víctima con esta advertencia; tras ir a pedir explicaciones, recibió un puñetazo del portero.

La víctima perdió el conocimiento y sufrió una fractura de dientes, además de una cicatriz en la nariz, una herida en el labio inferior, un hematoma epicranial, y una herida en la cara, que requirieron 15 días de curación, según la sentencia.

Vulneración de derechos

SOS Racismo ha denunciado que la discriminación racista en el acceso a locales de ocio supone "una vulneración de derechos y es contraria a las libertades individuales garantizadas en el Estado".

La responsable del Servicio de Atención y denuncias de SOS Racismo, Alicia Rodríguez, ha alertado de que estos casos son "la punta del iceberg", puesto que muchas personas no saben que son víctimas de una discriminación y no lo pueden denunciar al preferir pasar página.

La entidad ha remarcado que la condena, que es una de las primeras del Estado, "puede generar jurisprudencia para la lucha contra este tipo de delitos de odio".

Ya somos 198.329