Le reclamó el dinero a través de una empresa de recobros

Vodafone intentó cobrar 1.630 euros a un usuario por una línea móvil que nunca pidió

La operadora dejó de requerirle la cantidad, que atribuía a supuestas facturas impagadas de 2014, tras la reclamación de FACUA Madrid. Ésta ha pedido a la AEPD que abra expediente sancionador a la compañía.

Vodafone intentó cobrar 1.630 euros a un usuario por una línea móvil que nunca pidió

FACUA Madrid ha conseguido que Vodafone anule la deuda de 1.630 euros que atribuyó indebidamente a un usuario con el pretexto de que éste había tramitado supuestamente un alta de contrato con la compañía que en realidad había sido realizada por otra persona.

En agosto de 2015, Luis G. comenzó a recibir llamadas por parte de la empresa de recobros Oriola Abogados, encargada de requerir la supuesta deuda contraída con la operadora. Pese a que en dichas comunicaciones no se le especificó en un primer momento ni el asunto del que se trataba ni la empresa demandante, el afectado pudo finalmente conocer que la supuesta deuda correspondía a facturas de un año atrás, 2014, de un contrato con Vodafone.

Luis acudió a FACUA Madrid para que ésta le tramitase la reclamación ante la operadora, puesto que ésta ni siquiera se había puesto en contacto previamente con él. En ese momento, la asociación se dirigió a Vodafone y le indicó, en primer lugar, que había imputado una supuesta deuda a un cliente sin realizar comprobación alguna. Y ello siendo obligación de las compañías contratantes de verificar la identidad de la persona que realiza el alta en cada contrato.

La operadora no hizo comprobaciones

En su reclamación, FACUA Madrid argumentó además que, según el artículo 61.2 del Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre, "los contratos deben contar de forma específica con la voluntad de los contratantes o consumidores, y si no es así, el mismo no será válido”.

Vodafone replicó aportando una serie de grabaciones de la celebración del contrato y facturas del mismo. Pruebas, a juicio de FACUA Madrid, sin consistencia que no demostraban la mínima diligencia con la que la empresa debió actuar. Por ello, la asociación insistió de nuevo en que "en aquellos casos en que sea el empresario el que se ponga en contacto telefónicamente con un consumidor y usuario para llevar a cabo la celebración de un contrato a distancia, deberá confirmar la oferta al consumidor por escrito", según el mismo Decreto antes citado.

Definitivamente, tras analizar la reclamación presentada por FACUA Madrid, Vodafone procedió a la anulación de la supuesta deuda contraída por Luis y a la exclusión de sus datos de cualquier fichero de morosidad.

Al mismo tiempo, FACUA Madrid ha trasladado el caso también a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para que abra una investigación, determine por qué ha estado reclamando a su socio la supuesta deuda a través de una empresa de recobros, y abra por ello a la compañía expediente sancionador.

Ya somos 190.360