FACUA denunciará ante el Ministerio de Sanidad a siete anunciantes de bebidas alcohólicas de alta graduación por publicitarlas ilegalmente en televisión

La Asociación de Autocontrol de la Publicidad da la razón a los consumidores y pide la retirada de la publicidad de Larios, Bacardí y Johnnie Walker.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) denunciará ante el Ministerio de Sanidad y Consumo a siete anunciantes de bebidas alcohólicas de más de veinte grados por infringir reiteradamente la prohibición de anunciarse en televisión establecida en la Ley General de Publicidad.

FACUA desarrolla un Programa para el Control y Análisis de la Publicidad, por el que ha detectado que durante 1997, las empresas Anglo Española de Distribución (whisky J&B), Bacardí-Martini España (ron Bacardí), Destilerías DYC (whisky DYC), Larios (Gin Larios), Luis Caballero (Ponche Caballero), Osborne (brandy Veterano) y UDIE (whisky Johnnie Walker) han infringido la prohibición de anunciar "bebidas con graduación alcohólica superior a veinte grados centesimales, por medio de la televisión", establecida en el artículo 8.5. de la Ley 34/1988 de 11 de noviembre, General de Publicidad. La Ley 25/1994 de 12 de julio, trasposición a nuestro ordenamiento jurídico de la directiva europea conocida como "Televisión sin fronteras", también prohíbe a las cadenas la emisión de estos anuncios.

Este verano, la Dirección General de Telecomunicaciones del Ministerio de Fomento, que tiene asignado el control de los contenidos publicitarios en las cadenas de televisión de ámbito nacional, abrió expediente de infracción a las cadenas por emitir estos anuncios, después de las reiteradas denuncias presentadas por FACUA. Sin embargo, Bacardi, Larios, J&B y Johnnie Walker continuaron anunciándose en televisión sin que haya trascendido ninguna multa a las cadenas ni a los anunciantes. Por su parte, la Asociación de Autocontrol de la Publicidad (AAP), integrada por anunciantes, agencias publicitarias y medios de comunicación, acaba de emitir tres resoluciones que han dejado aún más vacíos de contenido los argumentos que esgrimen quienes pretenden eludir la prohibición.

De hecho, la AAP ha dado la razón a FACUA en reiteradas ocasiones en sus denuncias contra publicidad de bebidas alcohólicas de alta graduación en televisión. FACUA recurrió al pleno del jurado de Autocontrol para que se manifestara sobre la publicidad televisiva de Bacardí y Larios (tras dos resoluciones contradictorias emitidas por distinas secciones del jurado de la AAP) y éste se ha pronunciado a favor del denunciante, como también lo ha hecho ante una denuncia contra la publicidad de Johnnie Walker emitida por Telecinco.

Independientemente de que los denunciados acaten o no la petición de Autocontrol, FACUA denunciará a éstos, junto a los otros cuatro anunciantes, ante el Ministerio de Sanidad y Consumo para que desde la Administración se sancione duramente a quienes han hecho uso reiteramente de unas prácticas publicitarias que atentan contra la salud de los ciudadanos.

Haciendo historia

En 1982, la publicidad televisiva de tabaco y de bebidas alcohólicas con más de veinte grados fue prohibida en España. El 11 de noviembre de 1988 se aprobó la Ley General de Publicidad, que mantuvo dicha prohibición. Cuatro años después, un estudio realizado por la Fundación Ciudadano reveló que las cadenas de televisión emitían cada semana más de 100 anuncios de bebidas alcohólicas de alta graduación. Según informe, hasta la llegada de las privadas TVE recargó con un 100% el precio de la tarifa normal por spot a estos productos, "beneficiándose económicamente de una legislación cuyo supuesto objetivo era proteger la salud de los ciudadanos".

Otro análisis, efectuado también en 1992 por la empresa de control cuantitativo y cualitativo de la publicidad Duplo, puso de manifiesto que los anunciantes de bebidas de más veinte grados pagaron ese año 4.077 millones de pesetas por anunciarse en televisión. Y lo más importante, en esa cifra no se incluía la inversión publicitaria realizada para anunciar las bebidas de forma indirecta, es decir, no mostrando el producto sino su marca, logotipo u otros productos pretexto con el mismo nombre que el de publicidad prohibida. En 1993, según un estudio de la Fundación Ciudadano, las cadenas emitieron 5.345 inserciones publicitarias de bebidas alcohólicas con más de veinte grados.

En 1996, FACUA puso de manifiesto que los incumplimientos de la prohibición continuaban. Diez marcas de bebidas de alta graduación se anunciaron utilizando métodos de publicidad indirecta. Así, se emitieron spots de Bacardí, Larios, 43, Caballero y Soberano donde se omitían las palabras ron, ginebra, licor, ponche y brandy, respectivamente; Veterano se anunció como un licor de brandy de diecisiete grados que ni siquiera existía; Beefeater dio nombre a una Vuelta de motos acuáticas, DYC a un programa musical (Compact DYC), J&B al Campeonato de España de Voley Playa y Smirnoff a unos Premios de Moda para Jóvenes Diseñadores.

Por otro lado, la publicidad encubierta (prohibida por la Ley 25/94) en las series de televisión también se ha convertido en un vehículo para anunciar productos de publicidad prohibida en televisión. Desde 1994, FACUA ha detectado la presencia de casi veinte marcas de bebidas de alta graduación alcohólica en las teleseries.

Ya somos 191.159