Condenado por funcionar "de manera deficiente e incluso irracional"

El Sergas tendrá que pagar 10.000 euros a un usuario que acudió a la privada por la larga lista de espera

El paciente necesita una intervención quirúrgica y decidió acudir por su cuenta a un hospital privado en Madrid.

El Sergas tendrá que pagar 10.000 euros a un usuario que acudió a la privada por la larga lista de espera

El titular del juzgado número 1 de lo Contencioso-Administrativo de Ourense a condenado al Servicio Galego de Saúde (Sergas) a indemnizar con 10.000 euros a un usuario que, ante las largas listas de espera, decidió acudir a un hospital privado para que le realizasen la intervención quirúrgica que necesitaba, informa el diario El País. El juez, Francisco de Cominges, indica en la sentencia que el Sergas funcionó "de manera deficiente e incluso racional". Contra esta decisión judicial no cabe recurso.

El usuario tuvo su primera consulta en el Servicio de Neurología del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense en mayo de 2014. Allí se le diagnosticó "torpeza en MMII y aumento de tamaño ventricular". En julio, en el mismo centro, se le hizo una punción lumbar y se le indicó que debía pedir cita para septiembre para evaluar el resultado de la prueba.

Sin embargo, le dieron la cita para enero de 2015, por lo que el paciente decidió reclamar, lo que hizo que no sólo no se le adelantase, sino que el Sergas decidiese atrasarla aún más. Por este motivo, el usuario decidió acudir a un hospital privado de Madrid, donde le hicieron un TAC y le prescribieron una intervención de "derivación LCR Hidrocefalia", que debía ser practicada en un plazo máximo de un mes.

Con este diagnóstico, el paciente acudió a su cita de enero de 2015 en la pública, pero en esta revisión no le indicaron fecha para la intervención, por lo que decidió hacerla en el hospital privado de Madrid al que había acudido anteriormente. El Sergas tampoco le dio "una pronta respuesta" cuando tuvo que operarse al mes siguiente.

La Xunta alegó que el paciente acudió a la privada por su propia voluntad, pero que recibió un buen servicio en el Sergas. En su opinión, si se encontraba mal antes de la cita, el paciente debería haber acudido al servicio de urgencias, y en cualquier caso, según ellos, no había quedado acreditada la urgencia de la intervención.

La sentencia, sin embargo, indica que "con toda evidencia" el Sergas ha incurrido en "un funcionamiento anormal, incorrecto, deficiente más allá de lo tolerable para el servicio público del que se trata" y que "es lógico que en esta tesitura el paciente se angustiase" y acudiese a la sanidad privada.

El juez condena a la sanidad gallega a pagar 10.000 euros al afectado en concepto de indemnización, 7.000 euros menos de lo que solicitaba el demandante, que pedía 14.000 euros de gastos sanitarios y 3.000 por el daño moral.

Ya somos 196.579