Medidas para cumplir con el objetivo de déficit

Hacienda gravará las bebidas azucaradas y subirá los impuestos del tabaco y el alcohol

El Ejecutivo pretende subir el impuesto a algunas bebidas alcohólicas de alta gradación, pero no a la cerveza y el vino. Por contra, no modificará el de los carburantes.

Hacienda gravará las bebidas azucaradas y subirá los impuestos del tabaco y el alcohol

El Gobierno tiene previsto gravar las bebidas carbonatadas así como subir los impuestos especiales al alcohol y al tabaco, según está previsto en una de las medidas fiscales que serán aprobadas este viernes y que serán enviadas a Bruselas para cumplir con el objetivo de déficit del 3,1% para 2017.

Este paquete de reformas supondrá un incremento en la recaudación de entre 7.000 y 8.000 millones de euros, según fuentes de la negociación. Entre estas iniciativas se encuentran, además de un plan de lucha contra el fraude en el IVA y una reforma del Impuesto sobre Sociedades, el retoque de varios impuestos especiales y la aplicación de un gravamen o tasa a las bebidas refrescantes carbonatadas.

Según fuentes parlamentarias, Hacienda pretende aumentar la recaudación a través de estos impuestos a la vez que preservar la salud pública. La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó recientemente un informe que recomendaba gravar con más tasas las bebidas azucaradas para reducir los problemas de obesidad, la diabetes de tipo 2 y la caries.

En el mismo sentido, el Ejecutivo también pretende subir el impuesto al tabaco y el que grava el alcohol de alta gradación, caso de bebidas como el ron o el whisky. El vino y la cerveza no se verán afectadas. Tampoco se tocará el impuesto de los carburantes. Con esto, Cristóbal Montoro prevé implantar un nuevo plan de impulso y transformación de la Administración Pública para 2017-2019, que implicará un ahorro de 900 millones de euros durante el próximo año.

Ya somos 198.276