Ocio

El doblaje en España

Para trabajar en esta parte de la profesión de actor, no vale con tener una voz bonita. Porque si la tienes pero no consigues transmitir emociones o sentimientos, la cosa no termina de funcionar.

Por Claudio Serrano

Hola a tod@s. Soy Claudio Serrano, actor que dedica la mayor parte de su tiempo al doblaje. Sí, eso que consiste en cambiar los idiomas originales de las películas, series y demás productos audiovisuales. La locución publicitaria es otro de mis trabajos, así como la enseñanza de mi profesión en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Para nuestro país, el doblaje empezó en el 1931 en Joinville (Francia), curiosamente. No, como muchos creen, más tarde y por imperativo del tío Paco al acabar la Guerra Civil. Hay infinidad de páginas y vídeos sobre ello en esta bendita (para algunas cosas) Internet. Os animo a que las consultéis, bucead e informaos de cuándo, cómo, quiénes, por qué... Es gratis. Al menos de momento.

Me consta que este oficio que nos lo ha dado todo a mí y a un montón de actores, trabajadores al fin y al cabo, tiene bastantes detractores. Bueno, no se le puede gustar a todo el mundo. La lástima es que algunos son actores, compañeros le pese a quien le pese, y gente de la industria del cine patrio. Ése que también rueda en inglés para poder venderse fuera pero para la versión de nuestro país opta por el doblaje. Sí, ése.

Nos suelen llamar también "dobladores" (odio esa palabra) cuando desconocen nuestra profesión. Mejor dicho, esta parte de la profesión de actor que es el doblaje, que para esto no vale con tener una voz bonita. Porque si la tienes pero no consigues transmitir emociones o sentimientos, la cosa no termina de funcionar.

La importancia de los idiomas

Se nos ha achacado, entre otras cosas, el "pésimo nivel de inglés" que hay en nuestro país. Todos los que tenemos una edad, 46 años en mi caso, sabemos que la enseñanza de idiomas no ha sido precisamente algo al alcance de todos ni, por supuesto, una fortaleza de nuestro sistema educativo, sometido ya a bastantes malos tratos tras las continuas e interesadas reformas de los sucesivos gobiernos.

Ahora son otros tiempos. Podemos aprender, ver, oír, conversar y traducir idiomas de casi cualquier parte del mundo. Las posibilidades, bien aprovechadas, son infinitas. El eterno debate versión original (VO) versus doblaje es otro caballo de batalla al que nos enfrentamos a diario. Pero, ¿a quién no le gustaría conocer el mayor número posible de idiomas (no sólo inglés, abramos la mente) para poder ver el cine, la televisión, los videojuegos en el idioma original en el que fueron concebidos?

¿Que tú puedes? ¡Genial, me alegro mucho por ti y te envidio! Pero seamos realistas y aclaremos: VO, el producto tal y como lo parió el director, ¡sin subtítulos! ¿Puedes leer los subtítulos y ver la expresión de los actores, disfrutar de la fotografía, de los pequeños gestos y guiños que nos ofrece un fotograma? Si realmente puedes, eres mi héroe. Yo, sinceramente, no soy capaz. Y eso que leo rápido y aún no me falla mucho la vista.

En mi caso, consumo cine y TV de ambas formas, tanto VO con subtítulos (a veces hacen falta hasta para algunas pelis españolas) como doblaje. Y hay que admitir que, cuando el doblaje es bueno, a pesar de conocer a tod@s y cada unos de mis compañer@s, consigo abstraerme. Más de un detractor/crítico/influencer, además, ha crecido amando el cine viéndolo doblado. Curioso, ¿no?

No pedimos que se nos alabe, sólo respeto y reconocimiento. Y si el trabajo es malo, crítica constructiva y el que quiera y pueda, que aprenda. Sé que esto no está de moda en nuestro país, pero como industria también nos debemos una reflexión sobre dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos. Hay aspectos en los que seguimos anclados en el pasado y todo está avanzando muy deprisa, abramos bien los ojos y escuchemos todas las opiniones aunque no nos gusten.

Sólo por desmentir rumores y creencias: no somos millonarios: De verdad. Si lo fuéramos, otro gallo nos cantaría. Llevamos cobrando casi lo mismo desde hace muuuchos años. No es una profesión cerrada, una mafia. Llevo trabajando 34 años en esto y he visto entrar, quedarse y salir a mucha gente. Sólo que ahora mismo el nivel que se exige es alto. Si tienes nociones de interpretación, tiempo y otro trabajo, adelante, inténtalo, lucha por tu sueño. Pero esto es una maratón, no un puto sprint.

Nunca, jamás, te fíes de las escuelas que te dicen que vas trabajar enseguida, mienten más que ¿algunos? políticos. Nunca o casi nunca vemos las películas antes de meternos en una sala oscura a enfrentarnos a un micrófono y una pantalla para darle voz en castellano a una interpretación en otro idioma.

Un trabajo complejo

Y si pudiéseis ver el material con el que lo hacemos la inmensa mayoría de las veces, fliparíais. Copias en las que casi no se ve la boca del actor (verle los ojos es ya un reto) y medios técnicos mejorables. Enternecedor, ¿verdad? No tenemos acceso a los guiones, sólo el director de doblaje. Que, por cierto, cobra bastante poco para el trabajo de adaptación de diálogos (algunos... ejem) y las horas de sala que dedican a cada proyecto. No vamos hablando por la calle con esa voz que a veces oís en vuestros televisores. "Hola, soy Batman, ¿me da dos barras de pan?". ¿En serio?

No solemos parecernos físicamente a los personajes a los que doblamos. Somos aún más guap@s. O al menos eso dicen nuestras madres. No conocemos a los actores/actrices a los que doblamos. Es tan raro que eso se produzca que, cuando sucede, lo recuerdas para siempre (Patrick Dempsey es igual de alto que yo. Eso sí, infinitamente más atractivo. ¡Y qué ojos!).

Os animo a que os informéis de todo lo relacionado con esta apasionante y maltratada profesión. No nos comemos a nadie, no somos famosos huyendo del acoso mediático. Si conocéis a algúnactor de doblaje, preguntadle. Si fuerza la voz para que se la reconozcáis, adoptadlo, no es mala persona y estamos en Navidad. Saludos y suerte a tod@s. No dejéis de luchar.

__________

Claudio Serrano es actor de doblaje, locutor publicitario y profesor universitario.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 45.834