Su diseño les hacía inestables

Ikea paga 48 millones a tres familias en EEUU cuyos hijos fallecieron sepultados por uno de sus muebles

El fabricante sueco retiró 8 millones de cómodas de su línea Malm y 21 millones de muebles de otros modelos tras los graves incidentes que provocó su inestabilidad. En España, en cambio, las mantuvo a la venta.

Ikea paga 48 millones a tres familias en EEUU cuyos hijos fallecieron sepultados por uno de sus muebles

Ikea ha alcanzado un acuerdo con las autoridades de Estados Unidos para pagar una indemnización de 50 millones de dólares (48 millones de euros) a las tres familias estadounidenses cuyos hijos fallecieron aplastados por una cómoda del fabricante sueco, según informó el bufete de abogados que representa a los afectados.

En un comunicado, Feldman Shepherd Wohlgelernter Tanner Weinstock & Dodig indicó que las partes habían llegado a un acuerdo para zanjar la demanda con el pago de 50 millones de dólares (48 millones de euros), aunque Ikea donará también 150.000 dólares (144.000 euros) a tres hospitales en memoria de las víctimas y, además, otorgará otros 100.000 dólares (96.000 euros) a una fundación dedicada a la seguridad del mobiliario doméstico.

Los hechos se remontan a 2014, cuando dos menores de dos años se edad fallecieron sepultados por una cómoda de la línea Malm cuya estabilidad fue puesta en entredicho por el bufete de abogados, que afirmó que el diseño inseguro de los muebles los hacía inherentemente inestables, incumpliendo la normativa estadounidense.

En junio de 2016, tras el fallecimiento de otro niño de 22 meses, el fabricante sueco retiró del mercado 8 millones de cómodas Malm y 21 millones de muebles de otros modelos, aunque anteriormente lanzó un kit de anclaje a la pared para estos modelos.

En lo que respecta a España, la multinacional sueca decidió no retirar del mercado español las cómodas Malm. Tras el anuncio de retirada en EEUU del producto, FACUA solicitó información a Ikea sobre las acciones que iba a desarrollar en España en este sentido.

Así, la empresa informó a FACUA el pasado mes de junio de que, pese a que seguían a la venta en sus tiendas españolas, aquellos consumidores que la hubiese adquirido y así lo deseasen, podían devolver el producto.

Ya somos 202.125