La vendedora sólo aceptaba repararla, no reemplazarla

FACUA Madrid logra que un juez anule la compraventa de una silla de ruedas tras averiarse siete veces

La empresa Orto Ayudas SL se negó a la sustitución del producto pese a los constantes defectos y dejó al afectado varios meses sin un soporte básico para él por su minusvalía física. Invirtió en él 2.038 euros.

FACUA Madrid logra que un juez anule la compraventa de una silla de ruedas tras averiarse siete veces

FACUA Madrid ha conseguido que un juez resuelva un contrato de una venta de una silla de ruedas eléctrica defectuosa que se averió hasta en siete ocasiones por considerar que la empresa tendría que haber sustituido el producto por uno nuevo. La sentencia obliga a la vendedora a devolver al afectado los 2.038 euros que invirtió en él y, además, a abonarle otros 150 como indemnización.

En abril de 2015, David R.A., socio de FACUA Madrid, adquirió a la firma Orto Ayudas SL una silla de ruedas por valor de casi seis mil euros. Con apenas una semana de uso, el afectado sufrió una fuerte caída debido a que la manivela del reposapiés saltó sin motivo.

Esto hizo que David acudiese a la empresa para reparar el producto. El servicio técnico de Orto Ayudas realizó el arreglo, pero sin entregarle en ese momento justificante alguno. Catorce días más tarde, el usuario volvió a sufrir una nueva caída. Ocurrió en la calle, en un paso de cebra, y esta vez debido a la rotura de un tornillo que sujetaba la horquilla de la rueda derecha al chasis.

Este nuevo incidente motivó que el usuario solicitase a la empresa la sustitución del producto, pero ésta se negó. Orto Ayudas SL argumentó que arreglarían la silla argumentando que, por ley, era lo que cubría la garantía.

Siete roturas en menos de un año

Pero, lejos de remitir, los problemas se repitieron. Tras la séptima avería, David decidió acudir a FACUA Madrid para gestionar la reclamación: denunció que, además, había estado varios meses sin la silla, hecho que le perjudicó seriamente por presentar una minusvalía física.

De inmediato, el servicio jurídico de la asociación dirigió una reclamación a la empresa exigiendo la sustitución del producto en cuestión por uno de las mismas características. FACUA Madrid recordó que, según el artículo 129 del Real Decreto 1/2007, "el perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el resarcimiento de los daños y abono de intereses en ambos casos”.

Orto Ayudas SL no atendió y reiteró su negativa, por lo que la asociación decidió interponer una demanda solicitando la resolución del contrato e indemnización para el afectado por los daños y molestias sufridos.

Condenada también en costas

Finalmente, el juez estimó la demanda de FACUA Madrid: "El usuario presentaba una minusvalía del 88%. Cuando se produjo la rotura de la horquilla de la silla, se debía haber sustituido el producto, opción que le correspondía y que el vendedor no respetó".

El fallo considera además los "daños morales" sufridos por David: "Se procede a fijar en 150 euros la suma que tiene que abonar la demandada por los inconvenientes, incomodidades y molestias que le ocasionó al no disponer de la silla durante el tiempo de su reparación".

En total, la empresa quedó obligada a devolver al socio de FACUA Madrid 2.038 euros, pues el resto de la cantidad había sido subvencionada por la Comunidad de Madrid. Y además, a abonar otros 150 euros en concepto de indemnización. La sentencia condena en costas a Orto Ayudas SL.

Ya somos 194.265