La mayor sanción impuesta en este país a un fabricante de coches

Volkswagen pagará una multa de 4.073 millones en EE UU por el fraude de las emisiones

La compañía llega a un principio de acuerdo con el Departamento de Estado que incluirá el reconocimiento público de su culpabilidad.

Volkswagen pagará una multa de 4.073 millones en EE UU por el fraude de las emisiones

Volkswagen ha alcanzado un principio de acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos que contempla el pago de una multa de 4.300 millones de dólares (4.073 millones de euros) para cerrar el caso abierto por la manipulación durante años de los vehículos diésel con motores TDI 1.2, 1.6 y 2.0 EA 189 de sus marcas Volkswagen, Seat, Skoda y Audi con un software que les permitía pasar los exámenes de emisiones previos a la puesta en circulación de los nuevos modelos. Se trata de la mayor sanción impuesta en EE UU a un fabricante de coches.

El acuerdo final está sujeto a la aprobación de los consejos de gestión y supervisión de la multinacional alemana, dado que la sanción acordada supera las provisiones de la compañía. El pacto con las autoridades de EE UU incluye una declaración de culpabilidad por parte del grupo en relación con ciertas disposiciones del derecho penal de Estados Unidos.

Aunque el fraude alcanza los 11 millones de vehículos en todo el mundo, en EEUU son alrededor de 500.000 los vehículos afectados, con motores TDI EA 189 de entre 2009 y 2015.

El pacto alcanzado con el Departamento de Estado permite a la compañía evitar que la investigación de este organismo llegue a los tribunales. Esta sanción se suma a los 17.500 millones que Volkswagen tendrá que desembolsar para compensar a los afectados: consumidores y concesionarios, así como el pago de 4.700 millones de dólares (4.303 millones de euros) en programas para mitigar la contaminación del aire de estos vehículos y en inversiones en tecnología de vehículos verdes.

Los afectados estadounidenses tendrán dos opciones: la recompra de su vehículo o la reparación para que cumplan con la normativa medioambiental de EE UU. En ambos casos, además, recibirán una indemnización económica que oscila según el valor del vehículo en cuestión, dado que la cantidad se calcula sumando el 20% del valor total del coche más 2.986,73 dólares (2.734,72 euros). De esta manera, el mínimo que recibirán los conductores será 5.100 dólares y el máximo que pueden llegar a percibir son 9.852 dólares (9.021 euros). Dado que depende del valor del coche, cuanto más actual sea el modelo y más reciente la compra, mayor la indemnización que recibirá su dueño.

Por otro lado, este lunes el FBI estadounidense detuvo al responsable de Compliance del consorcio automovilístico en Alemania entre 2014 y marzo de 2015, Oliver Schmidt, por una posible conspiración para defraudar en relación con el caso.

Los fiscales generales de los Estados de Nueva York y Massachusetts presentaron demandas contra Volkswagen y acusaron a Schmidt de jugar un papel importante en los esfuerzos de la empresa automovilística de encubrir el caso del software ante las autoridades estadounidenses.

La compañía dejó de vender vehículos diésel en EE UU en septiembre de 2015, tras conocerse el fraude, y no ha recibido la certificación para comercializar nuevos modelos con este tipo de motor. Recientemente, el gigante alemán ha reconocido que no volverá a comercializar vehículos diésel en EE UU, porque los reguladores están siendo muy estrictos.

¿Quieres sumarte a la #QuerellaVW?
Ya somos 6.628

  1. Únete a nuestra plataforma de afectados (pulsa aquí)
  2. Hazte socio pleno de FACUA
  3. Abona la cuota extraordinaria
  4. Envíanos la documentación