El ayuntamiento pacense la aprobó en septiembre

FACUA rechaza la privatización del suministro de agua potable en el municipio extremeño de Calamonte

La asociación recuerda que la gestión de estos suministros básicos por parte de empresas privadas no es más eficaz y encarece el recurso.

FACUA rechaza la privatización del suministro de agua potable en el municipio extremeño de Calamonte

FACUA-Consumidores en Acción ha mostrado su rechazo al proceso de privatización del suministro de agua potable puesto en marcha en Calamonte (Badajoz) por parte del ayuntamiento de la localidad.

La asociación, a instancias de su delegación territorial en Extremadura, ha remitido un escrito a PSOE, IU, Partido Pupular y Calamonte Avanza (que concurrió a las últimas municipales de la mano de Podemos), los grupos políticos con representación en el consistorio, gobernado por el PSOE, dejando clara su postura en contra del acuerdo adoptado en el Pleno municipal del pasado 28 de septiembre, por el que se aprobaba el pliego de condiciones para privatizar la gestión del servicio público de abastecimiento de agua potable y depuración de aguas residuales del municipio pacense.

FACUA, que no cuestiona la legitimidad del procedimiento, sí ha recalcado ante todos los grupos políticos municipales que la privatización de un servicio público y básico como el del agua suele traer como consecuencia un mayor gasto para los ciudadanos. Ello puede obedecer a que la empresa suministradora suba sus tarifas, o bien a que el ayuntamiento imponga tasas más caras por el servicio y saneamiento con el fin de que la concesionaria obtenga el lucro esperado.

La asociación defiende la gestión pública de este bien esencial, frente a su privatización y mercantilización, y apuesta por un manejo de este recurso esencial con transparencia, sostenibilidad, participación ciudadana y respetuoso con el medio ambiente.

Beneficio privado

En este sentido, FACUA considera que el agua debe ser tratada como un bien común y como un derecho humano básico, lo que exige un modelo de gestión que no esté subordinado a la obtención de un beneficio privado y que garantice la eficacia, equidad y la conservación de los ecosistemas acuáticos.

La privatización de la gestión del suministro puede provocar, advierte FACUA, una mayor desprotección del usuario, especialmente en materia de reclamaciones y pérdida de derechos. La asociación entiende que todos los ciudadanos deben tener garantizado el acceso al suministro de agua potable en cantidad y calidad adecuadas, independientemente de cuál sea su capacidad económica.

Ya somos 203.738