Francia multa a los operadores móviles por pactar sus precios mientras España favorece tarifas desproporcionadas e irregulares

FACUA ha denunciado a la CMT ante Bruselas por autorizar tarifas de interconexión que vulneran la normativa comunitaria.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) considera lamentable que mientras el Consejo de la Competencia francés ha impuesto una sanción de 534 millones de euros contra las tres compañías móviles que operan en el país por pactar sus tarifas, el organismo regulador del sector en España esté favoreciendo tarifas desproporcionadas e irregulares.

Las autoridades francesas han considerado probado que Orange (la nueva propietaria de Amena en España), SFR y Bouygues falsearon la competencia mediante prácticas oligopolísticas por las que se repartieron el mercado fijando una tabla común de precios. Así, se garantizaban que no perderían clientes ya que los precios de la competencia no serían inferiores.

En España, en cambio, FACUA llegado a denunciar este septiembre ante la Comisión Europea al propio organismo regulador, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), ya que viene autorizando tarifas de interconexión (las que se cobran unas compañías a otras por la terminación de las llamadas en sus redes) que no están orientadas a costes, como establece la Directiva 97/33/CE, sino que los sobrepasan en hasta un 275%. Se trata de unas graves irregularidades que tienen un efecto claro en las elevadas tarifas que pagan los usuarios, las cuales podrían bajar hasta un 49,5% si se cumpliese la normativa europea.

FACUA también denunció en febrero de 2004 un presunto pacto de precios en los SMS por parte de las tres compañías, que motivó la incoación de un expediente sancionador del Servicio de Defensa de la Competencia, pero el caso fue finalmente desestimado por el Tribunal de Defensa de la Competencia.

Además, la Federación ha llevado a los tribunales Movistar, Vodafone y Amena para reclamar la devolución a los usuarios de las cantidades millonarias resultantes del cobro de segundos de conversación no consumidos. La demanda es fruto de la negativa de los ministerios de Sanidad y Consumo e Industria, Turismo y Comercio a actuar contra las compañías, pese a que tras las actuaciones iniciadas por FACUA en noviembre de 2003 tanto el Defensor del Pueblo como el Senado han exigido la paralización de los redondeos al alza en fracciones de uno y medio minuto.

Para favorecer a las compañías, la propia CMT ha llegado incluso a autorizar las prácticas de redondeo en el mercado mayorista de la interconexión, pese a que anteriormente advirtió de su ilegalidad e incluso en 2001 impuso una sanción a Vodafone (entonces Airtel) de 4,2 millones de euros por aplicarlo, algo de lo que FACUA también ha dado cuenta al Comisariado para la Sociedad de la Información y Medios de Comunicación de la Comisión Europea.

Ya somos 203.734