¿Sabes qué es el consumo solidario? #consumosostenible

En una sociedad donde el consumo es el pilar de la economía, ¿se puede comprar siendo solidario? La respuesta es sí, en tiendas de comercio justo. Pero, ¿sabes qué es el consumo solidario o de comercio justo? ¿Qué puedes comprar en estos establecimientos? ¿Quién avala que son tiendas solidarias? ¿Son más caros los productos aquí? Te resolvemos las cinco dudas más comunes sobre el consumo solidario:

¿Qué se puede consumir?

Existe una gran variedad de productos de comercio justo que están elaborados con materias primas naturales de forma artesanal o semi artesanal y son de gran calidad. El azúcar, el café y el cacao son los productos más representativos del comercio justo. Pero también puedes encontrar galletas, helados, bebidas, pasta, arroz, refrescos e incluso productos de cosmética para bebés y adultos, ropa, artesanía y muebles.

¿Dónde los encuentro?

Estos artículos se pueden conseguir en tiendas online y en pequeños supermercados, ferias de artesanía o ecotiendas. Existe un listado por provincias de los establecimientos dedicados a este tipo de comercio en España. Consúltalo, seguro que en tu barrio hay alguna pequeña tienda que ofrece este tipo de productos.

¿Quién avala que son productos de comercio justo?

Existen sellos de garantía que regulan todo el proceso de producción y que certifican que la materia prima ha sido adquirida a productores que están dentro de esta red solidaria. Concretamente la Organización Mundial de Comercio Justo es la que legitima a nivel internacional a todas las entidades que comercian con este tipo de productos.

¿Qué garantiza ese sello?

Garantiza que se respetan los derechos laborales con salarios justos; que no hay explotación infantil; que no existen trabajos forzosos; que se respetan las normas ambientales en la producción, sin contaminar ni usar pesticidas; la igualdad de género; la responsabilidad; y la transparencia en el comercio, sin intermediarios.

¿Son más caros?

Por estos productos pagas realmente el precio de su proceso de producción, date cuenta que su forma de trabajo es artesanal. Si encuentras un producto similar más barato es posible que su precio se deba a que no es un producto solidario.

Recuerda que el consumo solidario o comercio justo se basa en el respeto de las economías desarrolladas frente a los países pobres. Consumir estos productos es una manera de tomar conciencia de la cultura, identidad y condiciones de vida de los que lo producen y, además, de que el beneficio de nuestra compra vaya a parar a los propios productores y no se quede en los intermediarios.

Ya somos 194.656