Novedades en el caso Ausbanc y Manos Limpias

Altos cargos de Esperanza Aguirre trocearon ayudas para otorgárselas a dedo a Ausbanc, según la UDEF

La Policía señala que Luis Pineda justificaba las subvenciones con facturas falsas: desviaba el dinero para pagar nóminas, alquileres de sus sedes y, sobre todo, para engordar sus cuentas personales.

Altos cargos de Esperanza Aguirre trocearon ayudas para otorgárselas a dedo a Ausbanc, según la UDEF

Altos cargos de la Comunidad de Madrid en la etapa presidida por Esperanza Aguirre trocearon subvenciones públicas para poder otorgárselas a dedo a los negocios de Luis Pineda, según un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional.

Según informa El Confidencial, el fraccionamiento de las subvenciones se produjo al menos durante los años 2006 y 2007. Pineda permanece prisión incondicional desde el pasado abril, acusado de estafa, extorsión, amenazas, fraude en las subvenciones, administración desleal y organización criminal.

El informe de la UDEF detalla que el entonces subdirector general de Coordinación de la Dirección General de Consumo de la Consejería de Sanidad y Consumo de la CAM, Mariano Sánchez-Ortiz (actual subdirector general de Juventud en el Gobierno de la CAM), troceó dos ayudas por valor de 60.000 euros en total para esquivar la concurrencia a una convocatoria pública para poder optar a recibirlas.

El informe, remitido ya al juez que instruye el caso, Santiago Pedraz, también compromete al entonces consejero de Sanidad y Consumo de la Comunidad, Manuel Lamela, a quien se señala por haber gestionado con Ausbanc la entrega de las subvenciones. Aportaciones que se efectuaban siempre en transferencias menores de 12.000 euros para evitar llamar la atención. La trama que se camufló bajo facturas falsas giradas por asociaciones y empresas de Pineda, según el informe de la UDEF.

El destino real del dinero

Pineda urdió una red de supuestas asociaciones sin ánimo de lucro para justificar la recepción de subvenciones públicas. Una vez que recibía el dinero, lo desviaba para pagar nóminas, alquileres de sus sedes y, sobre todo, para engordar sus cuentas personales, según el informe de la UDEF.

El informe desgrana que en 2002 el empresario creó, por un lado, Ausbanc Empresas, que supuestamente se encargaría de centralizar el negocio editorial y jurídico de Ausbanc, y por otro Ausbanc Consumo, cuyo supuesto fin sería el de defender los intereses de los consumidores. No obstante, la UDEF sostiene que no existía tal segregación, pese a que Pineda tratara de simular con ellas ante la administración que destinaba las ayudas recibidas a proyectos sociales. En realidad, todo era una trama para generar facturas falsas.

Ya somos 196.142