Consume respetando a los animales #consumosostenible

¿Sabías que a muchas gallinas les cortan el pico cuando nacen para que no se dañen entre sí al confinarlas en los comederos en los que están poniendo huevos toda su vida?

Un animal que vive sin ser mutilado y sin estrés es un animal que ofrece un producto de más calidad. Por tanto no sólo tenemos que tener en cuenta la protección de animales en granjas, también hay que considerar esa protección durante el transporte, así como en el momento de su matanza y en los medios utilizados en experimentación y otros fines científicos. Te contamos las claves que hacen que tu consumo sea respetuoso con los animales.

Consume respetando a los animales

En Europa hay una serie de medidas que garantizan el respeto de los animales dedicados a consumo humano. La ganadería ecológica establece una serie de medidas sobre todo destinadas a que los animales de estas producciones no sufran estrés y puedan desarrollarse y crecer en semi libertad.

El resultado son producciones más sanas y sabrosas, pero también respetuosas con los animales y con el medio ambiente. Este tipo de ganadería permite que los animales crezcan a su ritmo natural y en unas condiciones de vida adecuadas.

Los animales no son manipulados artificialmente o de manera intensiva para lograr una mayor producción, ya que entre otros aspectos, no se practica la inseminación artificial ni se emplean hormonas.

La alimentación de estos animales está basada en pastos naturales, leche preferiblemente de su propia madre y piensos y forrajes ecológicos, exentos de pesticidas, fertilizantes y transgénicos.

Otra característica de la ganadería ecológica es que potencia las variedades autóctonas, que son las que mejor se han adaptado a las condiciones de la zona. Por lo que consumir los productos de estas explotaciones promueve también al defensa de las razas propias de cada territorio.

Consume de manera sostenible y responsable. Tu salud y la de tu planeta de lo agradecerán.

Ya somos 204.019