Vendían como propio un móvil Xiaomi con leves modificaciones

Se inicia proceso penal contra los responsables de Zetta, el falso móvil extremeño denunciado por FACUA

En el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Zafra. Consumo de Extremadura abrió expediente sancionador tras la denuncia de la asociación.

Se inicia proceso penal contra los responsables de Zetta, el falso móvil extremeño denunciado por FACUA

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Zafra ha iniciado un proceso penal contra los responsables de Zetta Smartphone (Movishark Europa SLU), la empresa que vendía móviles con el falso reclamo de que eran 100% de producción extremeña, cuando en realidad se trataba de teléfonos Xiaomi con leves modificaciones superficiales. FACUA-Consumidores en Acción trasladó a la Fiscalía de Extremadura la documentación que recabó por el fraude de la empresa en octubre de 2016, que fue incorporada a la investigación iniciada por el ministerio público.

Además de la vía judicial contra los responsables de la empresa, Bojun Cui y Unai Nieto, las autoridades de Consumo de la Junta de Extremadura (Secretaría General de Arquitectura, Vivienda y Políticas de Consumo) tienen en marcha un expediente sancionador desde el pasado mes de octubre, abierto tras la denuncia de FACUA. Consumo ha informado que, tras la apertura del proceso judicial, ha decidido detener el expediente hasta que aquel concluya.

FACUA denunció a Zetta por fraude ante ambas entidades, además de dirigirse a la Dirección de Consumo de la Comunidad de Madrid, por tener la empresa su sede social en dicha comunidad.

En su publicidad e información comercial, Zetta aseguraba que se dedica a "la venta de terminales de elaboración propia". Sin embargo, FACUA tuvo conocimiento en octubre, a partir de la denuncia que diferentes usuarios hicieron en varios foros de internet, de que sus móviles son en realidad equipos de la marca china Xiaomi -vendidos por casi el doble de su precio original- a los que se les habían introducido leves modificaciones, como cambios en la carcasa para colocar el logotipo de Zetta -una bellota-, además de tapar con una pegatina el logo que viene en el interior del terminal.

Además, en su publicidad y etiquetado, Zetta atribuía a los móviles componentes inexistentes y que pertenecen a otras marcas, como pantallas Retina de Apple, cubiertas protectoras Corning Gorilla Glass, y sonido JBL. Ni siquiera era suyo el software, que tras destaparse el fraude intentaron presentar como el auténtico "valor añadido" del producto. En realidad, no hicieron más que cambiar cinco de los miles de archivos que incorpora el código de los equipos de Xiaomi, fundamentalmente para que eliminar esa marca y sustituirla por la de la bellota. También recurrieron a un sistema operativo de código abierto que puede descargarse en internet y cuyo desarrollador, Cyanogen, prohíbe que se utilice de manera comercial. Para colmo, su precio es desproporcionadamente superior al que tienen en el mercado los equipos con su marca original.

Tras saltar el fraude, la web de Zetta desapareció de internet. Según sus responsables, porque había sido víctima de un ataque. Su perfil en Twitter, @zettaeuropa, también fue eliminado. Después, la web volvió a estar online, pero con cambios: modificaron la información sobre las características de los móviles. De repente, dejaron de anunciar que sus modelos tienen pantallas Retina y cubiertas Gorilla Glass. Después, han vuelto a eliminar la página para indicar a su entrada que está "en construcción".

Cui, uno de los dueños de la empresa, había intentado además registrar a su nombre otras marcas en España con el rechazo de la Oficina de Patentes, como AliExpress, propiedad del gigante chino Alibaba Group, y Mi Zetta, en cuyo logotipo pretendía reproducir el de Xiaomi -la palabra Mi en blanco sobre un recuadro naranja-. En total, 15 marcas y nombres comerciales que van desde variantes de AliExpress y de Zetta hasta otros nombres con los que habría barajado lanzar al mercado su marca de móviles, como Movishark, Allcell, Bellotaphone y Verso, pasando por denominaciones destinadas al mercado del tabaco como Brutus, Prix Cigarette y USA Cigarette.

Respaldo del Gobierno de Fernández Vara

FACUA considera bochornoso el papel que en este caso de fraude ha jugado el propio Ejecutivo extremeño, liderado por el presidente Guillermo Fernández Vara, que llegó a reunirse con los dueños de Zetta hasta en dos ocasiones para darles su respaldo, sin haber hecho unas mínimas comprobaciones sobre la existencia y dedicación de la empresa.

Tras el primer encuentro, el propio presidente publicó una entrada en su blog que tituló "No sabéis lo que significa para mí haberos conocido" y que, entre otras cosas, contaba: "Me da que se hablará mucho de ellos muy pronto. Les vi vibrar al contarme lo que estaban haciendo. Y les vi brillar sus ojos. Sentí una mezcla de orgullo, cariño, agradecimiento y cierta paz momentánea. Paz porque son hijos de su tiempo, porque han nacido aquí, se han formado aquí, han emprendido aquí, y tienen un sueño que están soñando mientras lo están viendo hacer realidad".

Ocho meses después, se mantenía la segunda reunión, que fue seguida por la publicación de un comunicado en el que le daba el aval de la Junta con un texto en el que se relataban las supuestas bondades de Zetta frente a otras marcas.

Tras estas reuniones, numerosos medios de comunicación extremeños publicaron durante más de un año reportajes sobre Zetta y entrevistas con los artífices de lo que llegaron a presentar como el Silicon Valley español. Uno de los cofundadores y supuestos socios de la empresa de la bellota mordida, Unai Nieto, recorrió platós de televisión y estudios de radio recibiendo el tratamiento del "Steve Jobs extremeño".

Ya somos 201.878