Tras la denuncia que la asociación presentó hace un año

FACUA pide al Ayuntamiento de Madrid que agilice el expediente a Seatwave pese a las trabas de la empresa

El Instituto Municipal de Consumo acusa a la web de reventa de declarar un domicilio que dejó hace años, renegar de Ticketmaster pese a los vínculos con ésta y de "deficiencias" en su política de privacidad.

FACUA pide al Ayuntamiento de Madrid que agilice el expediente a Seatwave pese a las trabas de la empresa

FACUA-Consumidores en Acción reclama al Ayuntamiento de Madrid que agilice la investigación que mantiene abierta a la web de reventa de entradas Seatwave, vinculada a Ticketmaster, pese a las trabas que la empresa está poniendo durante la misma, según detalla el consistorio en un informe que ha remitido a la asociación.

Tras la denuncia que hace un año presentó FACUA contra Seatwave, el Instituto Municipal de Consumo, dependiente del Área de Gobierno de Salud, Seguridad y Emergencias, expone en su escrito la imposibilidad de haber podido recabar hasta la fecha información de la página de reventa.

Por un lado, el organismo municipal acusa a Seatwave de haber anunciado en su web una dirección física que en realidad no le corresponde desde hace años. "No ha sido posible contactar con la empresa denunciada, puesto que el requerimiento que le fue remitido a la dirección que figura en su web (c/ Orense 10, 16B, Madrid), fue devuelto por Correos con la indicación de que se trataba de un destinatario "desconocido". En posterior visita realizada a dicha dirección, el conserje del inmueble informó al inspector que Seatwave abandonó hace unos tres años las oficinas que hasta entonces tenía el edificio", revela el informe.

FACUA ha podido constatar que el domicilio actual que declara la plataforma en el registro ya no está, efectivamente, en Madrid: ahora se ubica en la calle Pallars de Barcelona. En su web, Seatwave España ofrece incluso un tercer domicilio, éste en el extranjero, como contacto: 19-25 de la calle Argyll Street de Londres (Reino Unido).

FACUA considera que estas maniobras provocan, además de obstruir y retrasar la investigación, confusión e indefensión en los consumidores a la hora de tener que dirigirse a la empresa si se ven obligados a presentar alguna reclamación.

Mismo domicilio social

Por otra parte, el Instituto Municipal de Consumo revela también que Ticketmaster Spain se ha negado a ofrecer información alguna acerca de Seatwave España, y que para ello ha alegado que ambas "son compañías no vinculadas jurídica u organizativamente".

FACUA advierte de que, si bien es cierto que ambas empresas gozan de personalidad jurídica propia, en la práctica operan conjuntamente. La prueba más concluyente es, precisamente, que el nuevo domicilio social declarado por Seatwave en España coincide justamente con el que tiene registrado Ticketmaster Spain en la calle Pallars de Barcelona.

Pero hay más indicios. El expediente que Madrid mantiene abierto contra Seatwave lo motivó la denuncia que FACUA presentó hace ahora un año por irregularidades en la comercialización de pases para el concierto de Bruce Springsteen de la capital. Entonces, la asociación se hizo eco de los problemas que cientos de usuarios denunciaron en el proceso de venta de entradas del concierto que siguieron Ticketmaster y Seatwave.

Nada más ponerse a la venta en la primera de ellas, la plataforma oficial, los afectados sufrieron tiempos de espera de incluso horas en la taquilla virtual que al final resultaron en vano, al desconectarse su petición de compra. Mientras las incidencias se multiplicaban y los pases se agotaban en apenas dos horas, cientos de ellos se ofrecían al mismo tiempo en Seatwave. Un sistema de comercialización que incluso una de las promotoras que trabaja con Ticketmaster, Doctor Music, llegó a calificar de ilegal.

El vínculo entre ambas plataformas volvió a quedar patente meses después con motivo de la venta de entradas para Bruno Mars. A la vez que Ticketmaster avisaba de que estaban agotadas, se desplegaba automáticamente en pantalla un menú que redirigía explícitamente a Seatwave, y en el que esos mismos pases volvían a estar de nuevo disponibles pero a precios disparados. Todo ello sin que el usuario esta vez ni siquiera tuviera que salir de la propia web de Ticketmaster.

Existe otra señal aún más simple pero igualmente reveladora: el logo corporativo de Seatwave. Bajo el nombre de la plataforma, encabezando su web y a gran tamaño, reza el siguiente lema: "A Ticketmaster company (una compañía de Ticketmaster)". Todos ellos indicios evidentes, considera FACUA, de que ambas empresas, además de pertenecer al mismo grupo, operan con protocolos y mecanismos conjuntos.

Otras irregularidades detectadas

El informe que el Instituto Municipal de Consumo ha remitido a FACUA expone que, además de las trabas para comunicarse con Seatwave y obtener información de la empresa, se han detectado durante la investigación abierta otras irregularidades en su web relativas tanto la información que se ofrece a los usuarios como a su política de privacidad.

De un lado, advierte a la asociación de que ha remitido una "denuncia a la Subdirección General de Servicios de la Sociedad de la Información (Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital) con motivo del incumplimiento por Seatwave de obligaciones informativas de las que adolece su web, a efectos de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico".

De otro, notifica a FACUA que también "ha cursado a la Agencia Española de Protección de Datos denuncia con motivo de determinada deficiencia" que ha detectado "en la política de privacidad que Seatwave incluye en su web".

Ya somos 200.565