Su dolencia no podía ser tratada más que con la operación

Se negó a operarla después de anunciar que no renovaría el seguro: Adeslas rectifica tras actuar FACUA

En el momento en que la afectada solicitó someterse a la intervención quirúrgica recomendada por los médicos para tratar su dolencia, la póliza contratada aún se encontraba dentro del periodo de vigencia.

Se negó a operarla después de anunciar que no renovaría el seguro: Adeslas rectifica tras actuar FACUA

FACUA Sevilla ha conseguido que la compañía Adeslas asuma los costes de una intervención quirúrgica para corregir la deformación del tabique nasal (septoplastia) de una socia, Carmen V. M., a la que la aseguradora le había denegado este derecho, después de que la mujer anunciara que no renovaría el seguro.

La afectada había solicitado el 5 de agosto de 2016 que no le fuera renovada la póliza que tenía contratada con la compañía, una vez que finalizara el periodo de validez de la misma, el 31 de diciembre de ese mismo año. Adeslas respondió la solicitud en septiembre, acusando recibo de la voluntad de la asegurada de no continuar con la póliza a partir de enero de 2017.

Posteriormente, pero siempre dentro del periodo de vigencia de la póliza suscrita por la socia de FACUA, ésta pidió someterse, con cargo al seguro de salud contratado, a la septoplastia, pues era la única opción que los médicos que la trataban consideraban válida para la corrección de su problema, según consta en los informes presentados ante la compañía aseguradora.

La afectada acudió a FACUA después de que Adeslas le denegara, de forma verbal y nunca por escrito, el derecho a someterse a la intervención cubierta por su seguro. Esta negativa dejaba a la paciente en una situación de "indefensión y desamparo", según FACUA, pues estaba demorando el momento de someterse a una intervención propuesta por los propios facultativos.

FACUA Sevilla se puso en contacto con la compañía y le recordó que únicamente podría denegar la prestación en el caso de que la asegurada hubiese ocultado su enfermedad y el alcance de ésta de manera consciente y con la intención de cometer fraude, lo que hubiera sido calificado como "doloso" e implicaría la nulidad del contrato. Pero no era el caso.

Por este motivo, la asociación pidió a Adeslas que atendiera la solicitud de la Carmen con la mayor celeridad posible, para que su estado de salud no se viera perjudicado por una mayor dilación de la intervención. Finalmente, Adeslas aceptó hacerse cargo de la intervención.

Ya somos 204.115