Estuvo más de seis horas esperando una grúa que no llegó

FACUA logra que Liberty Seguros pague los gastos causados tras dejar tirada en Portugal a una asegurada

La mujer, socia de FACUA Madrid, tuvo que buscar una grúa por su cuenta y alquilar un coche para llegar al taller donde se reparó su vehículo.

FACUA logra que Liberty Seguros pague los gastos causados tras dejar tirada en Portugal a una asegurada

FACUA Madrid ha conseguido que Liberty Seguros pague a una usuaria los gastos ocasionados por una avería de su coche, tras haberla dejado tirada en una carretera en Portugal esperando una grúa, que nunca llegó.

Magdalena R. D., socia de FACUA, y su pareja sufrieron una avería en su vehículo durante un viaje a Portugal, que les obligo a detenerse e inmovilizar el coche en una pista de tierra a más de dos kilómetros de la localidad más cercana. Tras ponerse en contacto telefónico con la aseguradora, la compañía les indicó que la grúa llegaría lo antes posible, sin sobrepasar en ningún caso la hora y media. Esto no ocurrió, a pesar de la insistencia con que la afectada facilitó a la empresa las coordenadas exactas del lugar donde se encontraba el vehículo averiado.

Finalmente, y en vista de que la grúa no llegaba, un vecino del municipio más próximo se prestó a ir a buscar una. Al llegar al lugar donde se encontraba el coche, el operario dejó a los afectados en la gasolinera más cercana esperando al taxi que había enviado la compañía para recogerlos, que aún tardaría otra hora más en presentarse. En total, la afectada y su pareja estuvieron esperando más de seis horas.

Los problemas no terminaron ahí. Al día siguiente, tras llamar tanto a la aseguradora como a la empresa de la grúa, nadie supo indicarle en qué taller se encontraba el vehículo. Es más, se comprometieron a devolverle la llamada con la información, pero esto tampoco ocurrió así. La empresa, finalmente, le envió un correo electrónico indicándole el lugar donde estaba el coche, sin darle mayores prestaciones ni asistencia, por lo que Magdalena R. D. tuvo que alquilar un vehículo para poder desplazarse hasta el taller a recoger el coche.

Tras su regreso, decidió poner el caso en manos de FACUA Madrid, que gestionó en su nombre la correspondiente reclamación ante Liberty Seguros, que se había desentendido de los gastos a los que tuvo que hacer frente la afectada. En su reclamación, la asociación apelaba al artículo 19 de la Ley 50/1980 de Contrato de Seguro, que establece que "el asegurador estará obligado al pago de la prestación, salvo en el supuesto que el siniestro haya sido causado por mala fe del asegurado".

Finalmente, la compañía atendió a la reclamación de la asociación y procedió a devolver la prima cobrada, ya que no cumplió su parte del contrato al no enviar a la grúa, además del alquiler de vehículo y los peajes utilizados por la afectada para ir a recoger su coche al taller.

Ya somos 202.635