Incumplimientos del contrato de mantenimiento de la M-30

FACUA considera que la multa a Ferrovial y Dragados no repara la sangría de dinero público en la M-30

El Ayuntamiento de Madrid impone un millón de euros de sanción a la UTE Emesa por diversos incumplimientos de sus compromisos, por los que ha obtenido millonarios beneficios desde 2005 pese a no atenderlos.

FACUA considera que la multa a Ferrovial y Dragados no repara la sangría de dinero público en la M-30
Vista de la autovía de circunvalación de Madrid M-30. | Imagen: flickr.com/92053692@N02 (CC BY-NC-ND 2.0)

FACUA Madrid denuncia que las sanciones impuestas por el Ayuntamiento de la capital a la UTE Emesa, de la que forman parte las constructoras Ferrovial y Dragados, por diversos incumplimientos en el contrato de mantenimiento de la M-30 son claramente insuficientes para reparar el perjuicio económico que estos incumplimientos han provocado en el erario público.

Las multas, que ascienden a casi un millón de euros, son muy inferiores a los beneficios que han obtenido las constructoras a causa de los incumplimientos por los que se las sanciona. FACUA Madrid considera que el Ayuntamiento de Madrid debe reclamar a las empresas, además, la devolución del dinero cobrado por los servicios no prestados.

Según la información que adelanta eldiario.es, el consejo de administración de Calle 30, sociedad mixta en la que el Ayuntamiento de Madrid tiene mayoría, decidió este miércoles imponer las tres primeras multas a la UTE por incumplimientos graves en los contratos de mantenimiento de la M-30, una de las principales arterias de la capital. En noviembre, el Ayuntamiento anunció la apertura de seis expedientes sancionadores por diversas irregularidades por parte de la adjudicataria del contrato.

Según las auditorías que maneja el gobierno que preside Manuela Carmena, estas empresas llevan una década cobrando al Ayuntamiento de Madrid por servicios que no ha prestado, por un contrato que la Cámara de Cuentas ya puso en tela de juicio, al entender que su único objetivo era abonar intereses del 7% a las constructoras que adelantaron el dinero de la obra.

Desde el inicio del contrato, en 2005, Ferrovial y Dragados han ingresado más de 500 millones de euros del Ayuntamiento de Madrid. El contrato firmado en 2005 por el gobierno municipal que presidía Alberto Ruiz-Gallardón expira en 2040.

El primer incumplimiento sancionado por Calle 30 es "la falta de inspección, mantenimiento, e inventariado" de los llamados "apoyos" del bypass, por la que en 2007 se modificó el contrato de la obra, con el consiguiente sobrecoste. El servicio nunca se prestó, a pesar de que la UTE ha recibido por este concepto tres millones de euros desde entonces. La multa por este incumplimiento es de 375.000 euros.

La segunda sanción guarda relación con el compromiso de la concesionaria de instalar una red WiFi en todo el anillo. Éste fue el plus que ofreció la UTE en 2005 para hacerse con el contrato millonario de la obra. Pero la red nunca fue instalada. La multa por ello asciende a 320.000 euros.

Por último, el Ayuntamiento de Madrid ha multado a la UTE de Ferrovial y Dragados por no ejecutar el proyecto de red PDH que, supuestamente, mejoraría el sistema de gestión de comunicaciones entre las instalaciones de la infraestructura y el centro de control. Esta última multa asciende a 300.000 euros.

FACUA Madrid recuerda que la Cámara de Cuentas ha recomendado el rescate de la infraestrucura para que sea gestionada directamente por el Ayuntamiento, puesto que su actual régimen supone un sangría de dinero público inaceptable.

Ya somos 198.127