FACUA advierte sobre las intoxicaciones alimentarias y pide precaución al consumir alimentos en locales de hostelería

La Federación continúa su campaña de información a los consumidores sobre sus derechos en vacaciones.

Durante los meses de verano son frecuentes los casos de intoxicaciones alimentarias, algunas de las cuales son muy graves y pueden llegar a ocasionar la muerte, siendo ancianos y niños la población de más riesgo. Para evitarlas, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) ofrece un decálogo de recomendaciones en el marco de su campaña veraniega de información a los consumidores.

1. Las infecciones alimentarias más comunes son producidas por la salmonella. Los síntomas de esta enfermedad son náuseas, vómitos, cólico abdominal, fiebre alta, abatimiento físico y psíquico. Inicialmente diarrea y, después, estreñimiento.

2. Para evitarla, hay que vigilar especialmente el estado de huevos, carnes, pasteles con crema, legumbres, quesos frescos y otros productos lácteos. También puede desarrollarse en otros alimentos si se manipulan con poca higiene. Para su adecuada conservación, deben estar sometidos a bajas temperaturas, permanecer en buenas condiciones de limpieza y no haber roto la cadena del frío.

3. En los locales de hostelería, hay que exigir frescura, calidad e higiene en los alimentos, así como una adecuada preparación y conservación. Los productos perecederos deben colocarse en vitrinas frigoríficas y separados de alimentos crudos que los puedan contagiar. Tenga especuial cuidado con los chiringuitos, pues es frecuente que incumplan la normativa higiénico-sanitaria.

4. El consumidor debe asegurarse de que el establecimiento en que adquiere o toma los alimentos cumple las medidas de conservación descritas y, por su parte, debe conservar y preparar correctamente y con higiene los mismos.

5. Para los alimentos que van a servirse crudos es fundamental su limpieza. Si se trata de hortalizas y verduras deben sumergirse en agua con dos gotas de lejía por litro y dejarse en remojo durante media hora.

6. Con los huevos hay que extremar las precauciones, pues son importantes focos de salmonelosis. Si se van a utilizar para hacer mayonesa, conviene añadir a la salsa vinagre o limón -el ácido destruye el germen- y conservarla tapada en la nevera. Por su parte, las tortillas y las carnes deben tomarse bastante hechas, ya que la cocción también acaba con la salmonella.

7. La carne picada debe consumirse antes de las 24 horas y debe conservarse en lugar refrigerado, al igual que el resto de los alimentos.

8. No conviene recalentar la comida más de una vez.

9. El agua también puede causar infecciones. Ante la duda, de debe hervir durante 10 minutos. Es importante controlar la calidad del agua que beben los niños, así como darles de beber frecuentemente para evitar la deshidratación.

10. Si observa alguna anomalía, no dude en pedir una hoja de reclamaciones para informar a las autoridades sanitarias competentes.

Ya somos 191.384