La intimidad de los usuarios de AOL, al descubierto

Durante unos diez días, la compañía estadounidense colgó en Internet unos 19 millones de búsquedas hechas por más de 650.000 suscriptores durante tres meses.

Un error en una investigación científica sobre la conducta de los usuarios de Internet ha desatado el furor de más de 658.000 suscriptores de America Online, que han visto expuestas públicamente sus andanzas en la Red.

Los usuarios de uno de los mayores proveedores de acceso a Internet se preguntan ahora si sus búsquedas, inocentes o libidinosas, han quedado expuestas a quien quiera verlas por cortesía de AOL.

Quizá uno de los más preocupados sea el suscriptor 17556639, quien en sus búsquedas de información más recientes utilizó repetidas veces estas frases: "cómo matar a su esposa", "asesino de esposa", "gente muerta", "fotos de muertos", "fotos de decapitados".

El señor 17556639 -hay que asumir que se trata de un varón, puesto que no buscó "cómo matar a su marido"- también buscó información sobre "churrasco con queso", pero más vale no imaginar cómo se combina esa búsqueda con las anteriores.

Errores y disculpas

Durante unos diez días y hasta el fin de semana pasado, por razones que el portavoz de AOL, Andrew Weinstein, calificó como "errores graves", la firma colgó en Internet unos 19 millones de búsquedas hechas por más de 650.000 suscriptores durante tres meses.


"Ha sido una equivocación garrafal y estamos furiosos y muy preocupados", dijo Weinstein.

"Fue un intento inocente de llegar a la comunidad académica con nuevas herramientas de investigación, pero obviamente no se consideró de la manera apropiada, y si lo hubiese sido, no habría ocurrido", añadió.

Búsquedas

Cada vez que un usuario hace una búsqueda en Internet -es decir, marca palabras sobre asuntos que le interesan en alguno de los sitios buscadores- esa actividad queda registrada junto a su número de suscriptor.

AOL es el cuarto mayor buscador de Internet, por detrás de Google, Yahoo! y MSN, de Microsoft, y el incidente sale a la luz cuando la firma intenta ampliar el número de sus suscriptores con ofertas de servicio gratuito.

Weinstein dijo que las búsquedas divulgadas representan alrededor de un 0,33% del total de las llevadas a cabo en las redes de AOL entre el 1 y el 31 de mayo pasado.

Identificar es fácil AOL no divulgó la identidad de los suscriptores, sólo sus números, y los asuntos que les interesan. Pero simplemente con esos datos, cualquier curioso que tenga unos mínimos conocimientos sobre uso de Internet puede establecer las identidades de buena parte de esos usuarios.

Las listas muestran a suscriptores que han hecho búsquedas reiteradas de pornografía infantil, o "cómo decirle a tu familia que has sido víctima de incesto", o "cómo divorciarse de un cónyuge que está en la guerra".

A ello se suman millones de pedidos de información sobre asuntos tan variados como precios de analgésicos, manuales para armar juguetes o recetas de cocina.

Muchos usuarios, curiosos por saber qué dicen otros sobre ellos, hacen búsquedas empleando sus propios nombres. Luego, en otros rastreos sobre otros temas, es posible que tecleen su teléfono, su dirección, su número de Seguridad Social o incluso el de alguna tarjeta de crédito.

Alto riesgo

Basta con que alguien en un ordenador haga una nueva búsqueda y conecte todas esas informaciones para que salga a luz no sólo la identidad del suscriptor, sino muchos de sus hábitos que, quizá, no son publicables.

El sitio de Internet Techcrunch, que fue el primero que alertó al resto del universo cibernético sobre la disponibilidad de las listas en AOL, resalta el hecho de que muchos suscriptores han hecho búsquedas usando sus nombres propios.

"Si uno combina esas búsquedas que se hicieron para satisfacer el ego, con búsquedas de pornografía, están dadas las condiciones para una situación bochornosa", dijo Michael Arrington, quien puso un mensaje en el blog Techcrunch.

"Y si combinas esos datos con, por ejemplo, 'comprar alucinógeno', entonces ya tienes pruebas de un posible delito", añadió. "Ahora combínalo con un domicilio, el número de Seguro Social, y ya puedes hacer un robo de identidad".

Ya somos 198.370