El fraude tiene alcance nacional

14 investigados por el fraude de la cárnica Eurofrits: vendía como vacuno otras carnes de baja calidad

Hacían pasar por productos de vacuno lo que realmente era porcino y otros componentes alimenticios como complementos panarios, grasas o soja. La empresa fabricaba productos para marcas blancas.

14 investigados por el fraude de la cárnica Eurofrits: vendía como vacuno otras carnes de baja calidad

La Guardia Civil ha descubierto un fraude de alcance nacional cometido por la empresa cárnica Eurofrits SA, en el que podrían estar involucradas 14 personas, que han sido puestas a disposición judicial como investigadas. La empresa comercializaba productos de baja calidad en lugar de la carne de vacuno que decían contener según el etiquetado.

La investigación la adelantó la semana pasada El País. La Operación Catering se inició en diciembre de 2015, cuando se tuvo conocimiento de la empresa Eurofrits SA estaba cometiendo un posible fraude consistente en la venta de elaborados cárnicos con una composición diferente a la reflejada en el etiquetado.

Iniciada la investigación se comprobó que en la planta de transformación cárnica que la empresa tiene en Burgos se elaboraban hamburguesas y otros productos en los que, a pesar de reflejar en su etiqueta una determinada proporción de vacuno, los análisis reflejaban que, en un porcentaje elevado, realmente contenía porcino e, incluso, otros componentes alimenticios como complementos panarios, grasas o soja.

Los agentes constataron que al menos desde 2002 los diferentes elaborados en la planta, comercializados generalmente como ultracongelados, podían llegar a contener menos del 25 por ciento de carne vacuna.

La naturaleza de dichos elaborados (hamburguesa, albóndigas, etc.) impedía descubrir el engaño, algo que sólo era posible mediante un análisis en un laboratorio especializado.

El alcance de la comercialización parece situarse en cotas muy elevadas, ya que la empresa fabricaba productos de marca blanca que distribuían en el mercado nacional. Para hacer las comprobaciones los agentes recorrieron multitud de establecimientos tomando muestras aleatorias de forma encubierta y llevaron a cabo inspecciones en algunos puntos.

Los resultados analíticos realizados en laboratorios de la Administración Central del Estado pusieron en evidencia la realidad de la fabricación. Las importantes diferencias entre los precios correspondientes a la carne de vacuno y al resto de materias con las que se suplía la carne original proporcionaba importantes beneficios económicos a la empresa burgalesa.

A lo largo de la investigación, además de las inspecciones y actividades operativas, se mantuvieron contactos con las autoridades autonómicas y se analizaron más de 3.000 documentos obtenidos en la primera fase de la investigación.

La sede de la Dirección General y Comercial de la empresa se encuentra en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, mientras que la fábrica y la Adminintración de la empresa están en Burgos.

En la operación han participado agentes pertenecientes a la UCOMA (Unidad Central Operativa de Medio Ambiente) del Seprona de la Guardia Civil. Los detenidos junto con las diligencias desarrolladas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción 1 de los de Burgos.

En la información adelantada por El País se explica que los responsables de la empresa, con 140 empleados, descubrieron que su jefe de distribución llevaba al menos once años engañando a la empresa, por lo que fue despedido. En la sentencia del Juzgado de lo Social 2 de Burgos que declaraba procedente su despido, se considera probado que falsificó, con la ayuda de su cuñado, que era transportista, "facturas por transportes que no se realizaban en realidad". La empresa le acusaba de haberse llevado a través de estas facturas falsas medio millón de euros.

El trabajador despedido ha sido quien ha denunciado a la empresa por un fraude en los productos que vendía como carne de vacuno.

Ya somos 198.127