Inspecciones en diferentes establecimientos

La Guardia Civil decomisa pescado caducado que se ofrecía como fresco en locales mayoristas de Alicante

Se trata de tres peces espada capturados en el Atlántico portugués, que habían superado la fecha para ser consumidos. También ha intervendio tres ejemplares de atún rojo capturados ilegalmente.

La Guardia Civil decomisa pescado caducado que se ofrecía como fresco en locales mayoristas de Alicante

El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) se ha incautado en Alicante, durante una inspección en distintos establecimientos mayoristas dedicados a segundas ventas de productos pesqueros frescos y congelados, de tres piezas de pez espada, que habían superado la fecha de caducidad, y otros tres ejemplares de atún rojo capturados ilegalmente, con un valor de mercado superior a los 5.000 euros.

Según informa en un comunicado la Guardia Civil, los ejemplares de pez espada se encontraban expuestos para la venta a detallistas y, según su etiquetado, procedían de una captura inicial de diez ejemplares, que habían sido pescados en el Atlántico portugués.

En otro establecimiento inspeccionado, los agentes localizaron tres ejemplares de atún rojo con un peso aproximado de 150 kilos, que carecían del correspondiente precinto y etiquetado, y de cualquier documento internacional que acreditara la captura legal de esta especie.

Los agentes pudieron verificar que se trataba de ejemplares procedentes de capturas ilegales en el mar Mediterráneo, que había sido descargado clandestinamente por un buque que carecía de autorización para la captura de esta especie.

Los atunes capturados ilegalmente fueron entregados a centros benéficos de Alicante para su aprovechamiento después de que la Guardia Civil levantase la correspondiente acta.

Este tipo de infracciones puede acarrear una sanción de hasta 60.000 euros, o incluso podría ser constitutiva de un delito contra la protección de la fauna por su captura y comercialización sin autorización.

Por otra parte, agentes de la Guardia Civil del Servicio Marítimo de Alicante interceptaron a la salida de la lonja de la Vila Joiosa una furgoneta con 40 kilos de pescado inmaduro y de talla legal que carecía de documentación que amparara su legal procedencia.

Ya somos 198.114