Asociaciones en venta

No salimos de nuestro asombro al comprobar cómo el Ministerio de Sanidad y Consumo ha decidido autorizar en el Proyecto de Ley de Mejora de la Protección de los Consumidores y Usuarios, que las asociaciones de consumidores puedan recibir dinero de las empresas y grupos empresariales.

La decisión del Ministerio es un auténtico despropósito, aunque para hacer más digerible la posibilidad de que las asociaciones de consumidores reciban dinero de las empresas se indique que siempre que sea "para llevar a cabo actuaciones de interés general para los consumidores y usuarios" y "no se merme la independencia de la asociación".

El asunto sería de risa si no fuera porque esta medida hiere mortalmente al movimiento de consumidores en España, aunque los más cínicos dirán, y ellos sabrán por qué lo dicen, que es mejor dar carta de legalidad a lo que ya existe y no andar con historias. Por ello han corrido a exigirlo y a pactarlo.

Alguien debería poner un poco de sensatez en el asunto, aunque visto lo visto, confiamos bien poco en que durante el trámite parlamentario pueda anularse tal despropósito, con lo que el movimiento de consumidores, y aquéllos que presuntamente dicen apoyarlo se habrán cubierto definitivamente de gloria y hasta la eternidad.

Aceptar incluso intelectualmente la hipótesis de recibir dinero del sector empresarial inhabilitará al movimiento de consumidores para desarrollar las funciones que verdaderamente le corresponde. ¿Nadie siente pena y vergüenza de ésto?

Ya somos 198.488