Departamento de Justicia y EPA

EEUU demanda a Fiat Chrylser por el uso de un software para falsear las emisiones

Se le acusa de haber desarrollado un sistema electrónico para esquivar los controles similar al de Volkswagen. Los coches afectados son los Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500.

EEUU demanda a Fiat Chrylser por el uso de un software para falsear las emisiones

El Gobierno de Estados Unidos ha presentado una demanda civil en la que acusa a Fiat Chrysler de utilizar un software con el objetivo de alterar los controles de emisiones en vehículos diésel.

La demanda, presentada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos ante el tribunal de distrito de Detroit, puede ser el origen de un nuevo caso similar al que afectó a Volkswagen.

Las autoridades estadounidenses alegan que el fabricante de vehículos instaló sistemas no declarados relacionados con los controles de emisión en 104.000 vehículos diésel de los años 2014, 2015 y 2016.

La demanda también afecta a una filial de Fiat Chrysler, V.M. Motori SpA, que se encarga del diseño de los motores cuestionados por las autoridades del país.

El Departamento de Justicia y la agencia medioambiental estadounidense, la EPA, se han hecho con correos electrónicos y otro tipo de documentos escritos en italiano en los que se alude al posible uso de sistemas para alterar las pruebas de emisiones.

El expediente se inició en enero, cuando la EPA acusó a la multinacional de infringir la Ley del Aire Limpio de EE UU al instalar y no comunicar la existencia de un software de gestión del motor en sus modelos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 con el propulsor diésel de 3.0 litros.

La Ley de Aire Limpio de Estados Unidos obliga a las marcas automovilísticas a demostrar ante la EPA, a través de un proceso de certificación para los vehículos, que sus productos cumplen con los estándares de emisiones permitidos. Como parte de dicho proceso, las compañías tienen que revelar y explicar la utilización de cualquier software que pueda alterar y la forma en que lo hace las emisiones de los automóviles.

Fiat Chrysler nunca ha indicado haber instalado este software a los reguladores y ha negado hasta ahora haber cometido una irregularidad porque, según ellos, el programa estaba diseñado para reducir la fatiga del motor en condiciones extremas. La EPA, sin embargo, considera que las reglas valen igual para todo los fabricantes.

Estas posibles irregularidades afectan a los sistemas de medición de emisiones de dióxidos de nitrógeno (NOx), cuyas partículas están asociadas con problemas respiratorios.

Ya somos 202.617