La juez imputa delito contra el Medio Ambiente a Biocompostajes, denunciada por FACUA Castilla y León

La asociación ejerce la acusación popular en el procedimiento contra la empresa dedicada al compostaje de lodos de depuración. También está imputado su consejero delegado, Jesús Ignacio García Pérez.

La juez imputa delito contra el Medio Ambiente a Biocompostajes, denunciada por FACUA Castilla y León

El Juzgado de Instrucción número 2 de Medina del Campo (Valladolid) ha imputado a la empresa Biocompostajes Españoles SL (Bicoe) un delito contra el medio ambiente por realizar vertidos incontrolados de aguas residuales procedentes de sus balsas desde mediados de 2014, prácticas que fueron denunciadas por FACUA Castilla y León. También ha sido imputado el respresentante legal de la empresa, su consejero delegado, Jesús Ignacio García Pérez.

La empresa, ubicada en la localidad de Velascálvaro y dedicada al compostaje de lodos de depuración, había sido objeto de un expediente sancionador que quedo paralizado ante el inicio del procedimiento judicial, en el que FACUA Castilla y León ejerce la acusación popular.

En su auto, que ya ha sido recurrido por los imputados, la juez Irene Carvajal acuerda transformar las diligencias en procedimiento abreviado y dar traslado al fiscal y acusaciones particulares para que formulen escrito de acusación y soliciten la apertura de juicio oral, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La decisión de la instructora se produce como consecuencia de las investigaciones realizadas a raíz de distintas denuncias -junto a FACUA Castilla y León como acusación popular parece un vecino como acusación articular- contra la planta de Bicoe. Ésta cuenta con dos balsas de pluviales en su exterior que deberían tener agua limpia y que, supuestamente, se estarían utilizando para depositar residuos que, a continuación y sin tratamiento alguno, se transportaban fuera de la planta en camiones y vertían en distintas parcelas.

Desde 2006, FACUA Castilla y León ha estado realizando acciones encaminadas a conocer las operaciones de recogida, almacenamiento, tratamiento y su posterior uso de lodos procedentes de las estaciones de depuración de aguas residuales urbanas y de diferentes industrias de la comunidad. Tras varias visitas a la planta de compostaje de Biocompostajes Españoles SL en diferentes fechas, pudo comprobar que camiones cisterna recogían agua contaminada de las balsas de la planta y comprobó que estas aguas eran vertidas en diferentes en tierras como Medina del Campo o Madrigal de las Altas Torres (Valladolid). Estas actuaciones fueron denunciadas ante diferentes organismos de la administración.

Hasta octubre de 2013, Biocompostajes no fue objeto de la apertura de un expediente sancionador, que fue resuelto en febrero del año siguiente con una multa de 3.000 euros, que la asociación considerió ridícula en comparación a los daños producidos. El expediente sancionador quedó suspendido ante el inicio de las actuaciones judiciales.

Las irregularidades

Dado además que las balsas se encuentran comunicadas, al encontrarse siempre llenas, por motivo de las lluvias y porque dicho agua se viene utilizando para regar las pilas de maduración y túneles de fermentación, se produce su desbordamiento con vertidos incontrolados sobre el terreno de la mercantil y sobre las parcelas colindantes, concretamente sobre la 2 del polígono 3 de Velascálvaro.

Dichos vertidos se verían agravados en las épocas de fuertes lluvias por arrastre de los residuos que se depositan en los patios de Biocompostajes Españoles SL, en los que desde finales del año 2015 y principios del año 2016 no se lleva a cabo la tunelación ni tratamiento alguno. Tales aguas residuales, vertidas sin autorización, son contaminantes y susceptibles de contaminar las aguas subterráneas del dominio público hidráulico al presentar una alta concentración de materia orgánica (DB05, DQO...), amonio, nitrógeno total, sales y diferentes metales (aluminio, hierro..).

Transporte en camiones

Asimismo, se imputa a Biocompostajes Españoles S.L. el haber procedido al transporte y posterior vertido no autorizado, mediante camiones cisterna, de las aguas residuales, no tratadas, existentes en sus balsas, concretamente en una finca privada sita en el Paraje Malascarnes, a 4 kilómetros de Medina del Campo, así como en una balsa del polígono 8 de la villa medinense, en otra parcela de la misma localidad y en otras tres del polígono 15 de Rueda, y ello con el riesgo que plantea la permeabilidad media-alta del terreno afectado.

Como consecuencia de estas actuaciones, las localidades de Cervillego de la Cruz, Rubí de Bracamonte y Fuente el sol se ven expuestas a olores de putrefacción que se incrementan durante la noche. Uno de los acusadores, el vecino de Bobadilla del Campo Adolfo R., casualmente antiguo socio de la mercantil ahora bajo investigación judicial, ha lamentado, en declaraciones a Europa Press, que la planta que ayudó a construir tuvo un funcionamiento "modélico" entre 2009 y 2013, hasta que en la misma entraron nuevos socios que "abandonaron el proceso de tunelación y han convertido actualmente a las instalaciones en un "auténtico vertedero de compost".

En concreto, el acusador, cuya finca colindante con la planta se ha visto afectada por estos vertidos, explica que la empresa cuenta con autorización para el tratado por fermentación-en un túnel cerrado con ventilación aeróbica-de los residuos no peligrosos procedentes de la industria alimentaria, mataderos y subproductos de animales (sangre y vísceras), de los que se obtenía un compost de alta calidad para la agricultura. Sin embargo, sostiene que con la llegada de los nuevos socios se dejó de reciclar y la actividad se limitó al almacenado de los residuos en las balsas y tierras de la planta, así como al vertido de los mismos de forma incontrolada, con el añadido de que tal actuación se habría producido en el espacio geográfico RED Natura 2000 ZEPA ES000204 Tierra de Campiñas.

Ya somos 202.657