Rubén Sánchez sobre las acciones del Popular: "¿Es que nuestros reguladores nunca ven venir los fraudes?"

Otra vez a esto podríamos volver a llamarle participaciones preferentes o acciones de Bankia. Es otra gran tomadura de pelo de la banca en la que la mayoría de los responsables se van, no ya de rositas, sino con decenas de millones de euros de indemnización o de pensiones como ha ocurrido con la anterior cúpula del Banco Popular.

Ahora hay que reaccionar evidentemente pero hay que poner el acento en el que los organismos reguladores, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el Banco de España, el Ministerio de Economía no se enteraban de absolutamente nada de lo que estaba ocurriendo en el Popular. O al menos, es lo que parece.

Quizás es que no se querían enterar. Quizás querían mirar hacia otro lado como ha ocurrido sucesivamente cada vez que ha habido un macrofraude bancario en la historia de nuestro país. Pero lo cierto es que una vez más se hacen las cosas mal y encima el Gobierno presume de que no ha sido necesaria la inversión pública para rescatar al banco, cuando hace días estaba presionando para que fuera Bankia –la que nacionalizamos con el dinero de todos- la que acabara comprando el Popular por miles de millones de euros.

Después de haber intentado eso, nos encontramos con que ahora se presume de algo que desde luego es fruto de que le ha venido muy bien al Santander esa inversión de un euro en un banco que por supuesto tiene que sanear con miles de millones, pero que le va a reportar una cartera de clientes de cuatro millones de personas y beneficios de deducciones fiscales de más de cinco mil millones de euros en los próximos años.

Ya somos 204.060