Denunciado ante las autoridades de Consumo y Turismo

Se corta al estallarle una puerta de cristal y le cargan 350 euros por ella: Hostal Sanmar de Figueres

La rotura de la puerta del baño causó cortes en la mano y una fuerte hemorragia a la pareja de una socia de FACUA. La asociación denuncia a la empresa y pide inspecciones sobre el estado de sus instalaciones.

Se corta al estallarle una puerta de cristal y le cargan 350 euros por ella: Hostal Sanmar de Figueres

FACUA-Consumidores en Acción está ultimando la presentación de una denuncia ante la Agencia Catalana de Consumo contra el Hostal Sanmar de Figueres (Girona), que lejos de indemnizar o, al menos, haber pedido disculpas a un usuario por las lesiones causadas en la mano tras la rotura de una puerta de cristal, le cargó a la tarjeta de crédito 350 euros por los desperfectos.

Además, FACUA pedirá también a la Agencia Catalana de Turismo que inspeccione el estado de las instalaciones del hostal. Asimismo, ha solicitado a la autoridad catalana de Consumo que abra expediente sancionador al establecimiento por haber cargado de manera abusiva a la usuaria el supuesto importe de la puerta, vulnerando con ella la normativa de protección de los consumidores.

Trinidad R.G., socia de FACUA Madrid, y su pareja habían contratado una noche en el Hostal Sanmar, a través de la plataforma de reserva de plazas hoteleras Booking.com. Llegaron al establecimiento, conforme a lo previsto, alrededor de las 15.00 horas de un sábado, con intención de marcharse al día siguiente muy temprano, porque el domingo debían recorrer casi 700 kilómetros por carretera. El precio de la habitación para esa noche era de 45 euros que, tal y como se establecía en las condiciones de contratación, debían abonar en el establecimiento, como así hicieron antes de abandonarlo.

Pues bien, sobre las 18.00 horas, poco después de haber llegado al hostal, se produjo el accidente: "Mi pareja abrió la puerta del baño, se deslizó hasta el tope... y estalló", relata Trinidad. A consecuencia de ello, al hombre le cayeron encima varios trozos de vidrio que le causaron varios cortes en la mano. "Uno de ellos le provocó una fuerte hemorragia, por lo que acudió rápidamente a la planta baja para pedir ayuda a la recepcionista", la cual avisó a una persona que acudió de inmediato y le hizo al huésped una cura de urgencia.

Era un hombre de unos 45 años, que la socia de FACUA y su pareja pensaron que se trataría del propietario del hostal o su encargado. "Después de detener la hemorragia, este hombre nos preguntó qué más necesitábamos" y procedió a cambiarlos de habitación. "En ningún momento hizo referencia a alguna supuesta responsabilidad nuestra en el accidente y nosotros tampoco presentamos ninguna reclamación, porque dimos por hecho que el hotel consideraba lo sucedido un accidente", ha señalado Trinidad.

La pareja no volvió a preocuparse del asunto hasta que, al día siguiente, domingo, y después de abandonar el establecimiento, comprobaron que la empresa le había cargado en la tarjeta de crédito que dieron en Booking.com como garantía de la reserva la cantidad de 350 euros. El lunes escribieron al hostal pidiendo la anulación del cargo, y el Hostal Sanmar les respondió que el cargo correspondía a "la puerta de cristal que han roto".

El Hostal Sanmar se ha negado a devolver la cantidad cobrada a los afectados, tras la reclamación presentada por ellos, que ya han solicitado a su banco y a la entidad emisora de su tarjeta que devuelvan el cargo realizado por el establecimiento. El equipo jurídico de FACUA está ultimando sendas denuncias contra el Hostal Sanmar ante la Agencia Catalana de Consumo y la de Turismo.

FACUA quiere llamar la atención ante este tipo de hechos, que considera inauditos e inadmisibles, y advierte a los posibles usuarios del Hostal Sanmar de Figueres de que las instalaciones del mismo no reúnen las condiciones de seguridad exigibles. Ello puede provocar, como ha ocurrido en el caso de Trinidad, lesiones a los usuarios. Asimismo, la asociación denuncia el fraude económico que supone que la empresa trate de hacer responsables de los daños a quienes no son más que víctimas de un equipamiento inadecuado, que no garantiza la seguridad de los huéspedes del establecimiento.

Ya somos 204.957