Reivindicación de FACUA

FACUA pide multas más altas tras la prohibición de gasolineras desatendidas en Extremadura

La asociación considera que las empresas deben plantearse si les compensa económicamente saltarse la prohibición y las multas previstas (entre 3.000 y 15.000 euros) no son disuasorias en este sentido.

FACUA pide multas más altas tras la prohibición de gasolineras desatendidas en Extremadura

FACUA-Consumidores en Acción celebra que por fin vaya a entrar en vigor la modificación del Estatuto de Consumidores de Extremadura que obliga a las gasolineras a estar atendidas por un trabajador desde las siete de la mañana hasta las diez de la noche, pero insiste en la necesidad de establecer multas más altas.

La modificación fue aprobada en mayo por la Asamblea de Extremadura. La prohibición de las gasolineras desatendidas es una reivindicación de FACUA en todo el territorio nacional. El delegado territorial de la asociación en Extremadura, José Manuel Núñez, intervino a petición de PSOE, PP y Podemos ante la Comisión de Sanidad, Políticas Sociales y Vivienda de la Asamblea de Extremadura para exponer el rechazo de la asociación a las gasolineras desatendidas

Sin embargo, FACUA considera que las sanciones previstas (entre 3.000 y 15.000 euros) siguen siendo insuficientes y reclama, en este sentido, multas mayores para las empresas que incumplan la prohibición, de tal forma que no les compense económicamente saltársela. La asociación, además, considera que la reincidencia en el incumplimiento de la obligación de que la gasolinera sea atendida por personal de la empresa debería ser causa para el cierre de la estación.

Por otra parte, el texto aprobado sólo recoge la obligación de atención en gasolineras entre las 7.00 de la mañana y las 10.00 de la noche. En este sentido, FACUA considera que es imprescindible que las estaciones de servicio cuenten con personal durante todo su horario de apertura.

Según se recoge en el Estatuto de los Consumidores de Extremadura, las gasolineras desatendidas constituyen un "peligro potencial para los usuarios con necesidades especiales, en caso de derrame de combustible, así como la imposibilidad de reclamar asistencia inmediata de algún responsable si se produce alguna eventualidad susceptible de riesgo para la salud o seguridad de los usuarios y consumidores a la hora de repostar".

En la actualidad, las gasolineras desatendidas en Extremadura representan el 20% del total, según datos de la patronal española del sector y la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de Extremadura (Aresex). Extremadura no es la primera comunidad autónoma que legisla en contra de las gasolineras de autoservio. En Castilla-La Mancha, Andalucía, Aragón y Navarra se prohibió esta práctica en 2015 y poco después también en Asturias y Baleares.

Ya somos 203.743