El regulador recurrirá al Supremo

La Audiencia nacional anula la multa impuesta por la CNMC a Repsol de 22 millones por un error de forma

Competencia sancionó a la matriz por manipulación de precios en 2015, pero la sentencia señala como autora de la infracción a su filial de distribución.

La Audiencia nacional anula la multa impuesta por la CNMC a Repsol de 22 millones por un error de forma
Gasolinera Repsol en Aragón. | Imagen: flickr.com/juanedc (CC BY 2.0).

La Audiencia Nacional ha anulado la multa que impuso la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a Repsol en 2015, con un valor de 22,59 millones de euros, por un defecto en la forma. En la sentencia, según informa El Confidencial, se explica que la sanción iba contra Repsol SA, la matriz del grupo, por manipulación de precios, sin embargo la autora de la infracción fue su filial de distribución, Repsol Comercial de Productos Petrolíferos.

La CNMC impuso de esta manera la multa al considerar que al poseer la matriz el 99,78% de las acciones de su filial de distribución, esta era "autora y responsable de la conducta de la infractora". Aplicaba así el principio de "presunción de imprudencia decisiva".

Repsol recurrió a la Audiencia Nacional no para defender su actitud anticompetitiva, sino por la vulneración de derechos fundamentales, al ser multada la matriz por una conducta de su filial. La compañía alegaba que si bien podría hacerse responsable a la hora de pagar la multa, la filial tenía autonomía. "La sociedad matriz podrá ser declarada responsable solidaria junto a la sociedad filial, a la que previamente se le ha declarado autora de la acción, pero no ha sido esto lo que ha realizado la CNMC en la resolución impugnada, en la que se ha declarado a la sociedad matriz autora y responsable de los actos de las filiales", argumentó la compañía.

Por ello, la sentencia de la Audiencia Nacional, del pasado 28 de julio, no valora si Repsol infló los precios o no, sino que se ciñe a considerar si la CNMC impuso la sanción de forma correcta al multar como autora de los hechos a Repsol SA y no a su filial. Los hechos muestran, según fuentes del sector, la dificultad para encontrar culpables en el caso de grandes empresas que trocean sus grupos empresariales para diluir la responsabilidad.

Señala que "el concepto de empresa que se utiliza en derecho de la competencia permite disociar la autoría de una infracción y la responsabilidad sobre la misma infracción", por lo que da la razón a Repsol y revoca la multa. El Confidencial señala que ahora Competencia recurrirá el caso ante el Tribunal Supremo.

Ya somos 204.122