Sobre FACUA

Los orígenes de FACUA-Consumidores en Acción

Hay que remontarse a principios de los años 80, situarse en un momento en el que comenzaba la democracia en España, y a la comercialización fraudulenta de un aceite de colza adulterado.

Por Paco Sánchez Legrán

En los años previos a la democracia, el movimiento de defensa de los consumidores en España se reducía a una cierta actividad que en el ámbito del consumo desarrollaban, desde la década de los setenta, las asociaciones de vecinos con un carácter abiertamente progresista junto a la Organización de Consumidores y Usuarios-OCU; creada en 1975 a iniciativa del abogado madrileño Antonio García de Pablos, quien había ocupado cargos de responsabilidad en el Ministerio de Comercio del Gobierno de la dictadura que presidía Arias Navarro; y por la incipiente labor de defensa de los consumidores que desarrollaban las asociaciones de amas de casa.

En el momento álgido del envenenamiento por el aceite de colza en 1980, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Madrid creó una Asociación de Consumidores de ámbito estatal que se denominó "La Defensa". En la Asamblea Estatal de AA.VV. celebrada en Madrid en los días 6 y 7 de diciembre de dicho año, donde participaron la inmensa mayoría de las Federaciones y Coordinadoras vecinales del conjunto de las provincias o comunidades del Estado, se propuso la creación de delegaciones de dicha asociación de consumidores en todas las provincias españolas.

La primera asociación de consumidores de Andalucía

De esta forma y como resultado del compromiso militante de un reducido grupo de directivos de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Sevilla, entre los que tuve el honor de formar parte, se buscó impulsar un movimiento específico de defensa de los consumidores desde posiciones progresistas. Así surgió el germen de la primera asociación de consumidores y usuarios en Andalucía, de carácter específico y global, que se creaba en dicha comunidad autónoma con el fin de dar respuestas activas contra los abusos del mercado.

Con los primeros ingresos obtenidos gracias a las aportaciones de los primeros asociados, la delegación provincial de La Defensa comienza una cierta andadura en los primeros meses de enero de 1981, utilizando las instalaciones de la Federación Provincial de AA.VV. de Sevilla, entonces ubicada en un local de propiedad municipal bastante deteriorado, situado en la calle Pajaritos, 14. Lugar donde pocos meses después y gracias a la delegada municipal responsable de los edificios municipales, Amparo Rubiales, se ubicó también ACUS en una pequeña habitación de unos doce metros cuadrados, situada en la primera planta de dicho edificio. Aunque años más tarde y gracias al apoyo del concejal sevillano Eugenio López, nos trasladamos junto a la federación vecinal sevillana al actual local de Resolana número 8 de la capital hispalense.

En aquel casi ruinoso edificio municipal, en el que hoy y tras su remodelación se encuentra ubicado el registro municipal, así como otras dependencias del Ayuntamiento de Sevilla, nació y comenzó a desarrollarse con gran ilusión un proyecto consumerista democrático, progresista e independiente; de forma paralela a la actividad del movimiento vecinal sevillano, con el que treinta seis años después, sigue manteniendo unas relaciones de colaboración.

El proyecto propuesto por la Federación vecinal madrileña, si bien fue aprobado en la Asamblea Estatal, sólo fraguó en Sevilla, Murcia, Mallorca y Castellón. Aunque pocos meses después y ante la paralización del proyecto inicial, en gran medida a causa de la enfermedad que aquejó en aquellas fechas al presidente de la Federación vecinal madrileña Fernando Martos, la delegación sevillana de "La Defensa" pasó a convertirse en el mes de noviembre de 1981, con el apoyo de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos de Sevilla, en la asociación de consumidores y usuarios de dicha provincia, con el nombre de ACUS "La Defensa". Nació adoptando personalidad jurídica propia y carácter independiente de la asociación de ámbito estatal, proyecto que posteriormente se extendió al resto de las provincias andaluzas, dando lugar al nacimiento de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía-FACUA.

Así, poco a poco, la idea que representaba "La Defensa" se fue haciendo una realidad y cada vez más consumidores y consumidoras acudían al local de Pajaritos para denunciar sus problemas y asociarse, a la vez que nuestras denuncias empezaban a publicarse en los medios de comunicación de la provincia. Este primer apoyo ciudadano y la paralización que sufrió el proyecto de la asociación creada en Madrid, nos llevó a celebrar una asamblea general de socios el día 4 de noviembre de 1981 con el fin de constituirnos en asociación y elegir una junta directiva propia.

Una vez constituida la Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla-ACUS "La Defensa", se valoró como una necesidad vital para el futuro del proyecto que representaba esta primera asociación consumerista, el que se constituyeran otras organizaciones similares en el resto de las provincias andaluzas y para ello, era necesario convencer a los compañeros de las distintas Federaciones de AA.VV. de Andalucía de la utilidad y necesidad de dicha actuación.

El movimiento de consumidores se extiende a otras provincias andaluzas

Al inicio de la década de los ochenta, la incipiente Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Andalucía (que posteriormente pasó a denominarse Confederación de Asociaciones de Vecinos de Andalucía-CAVA), en la que se integraban casi todas las federaciones locales y provinciales de AA.VV. de las ocho provincias andaluzas; valora que tras el rechazo de la Junta de Andalucía a reconocerle su carácter de organizaciones representativas de los intereses de los consumidores y usuarios andaluces, solo le queda el camino de apoyar la iniciativa puesta ya en marcha por el movimiento vecinal sevillano. De esta manera acuerda en el V Encuentro Andaluz de Asociaciones de Vecinos, celebrado en Sevilla el día 3 de octubre de 1982, el fomentar la creación de asociaciones de consumidores, en las otras siete provincias andaluzas y articular posteriormente una federación con todas ellas y así fomentar la aparición de un movimiento específico de defensa de los consumidores y usuarios, en base al espíritu democrático, progresista e independiente que inspiraba al propio movimiento vecinal.

De este forma y durante los años 1982 y 1983 se fueron creando asociaciones de consumidores en las provincias de Cádiz, Granada, Huelva, Málaga y Jaén, todas ellas con el patronímico de "La Defensa", que posteriormente y junto a la que ya funcionaba en Sevilla desde 1981, acordaron constituir en una reunión celebrada en Sevilla el día 31 julio de 1983, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía-FACUA, con una implantación territorial en seis de las ocho provincias andaluzas y con el apoyo del movimiento vecinal andaluz. En la puesta en marcha de este proyecto jugaron un papel decisivo, el compañero Manuel Iglesias Durán, presidente en aquella fecha de la Federación de AA.VV. de Cádiz y la compañera María Hidalgo Jiménez también en aquella fecha, presidenta de la Federación de AA.VV. de Málaga, los cuales apoyaron totalmente la propuesta que presentó el autor de este artículo, en nombre de la Federación provincial de AA.VV. de Sevilla.

En los años 1985 y 1986, se fueron constituyendo las asociaciones de consumidores de Córdoba y Almería, que se fueron integrando en federación andaluza FACUA, lográndose así la implantación de este movimiento en las ocho provincias de Andalucía.

FACUA se consolida en Andalucía

El desarrollo y consolidación de este nuevo movimiento consumerista se fue realizando paralelamente a su separación orgánica del seno del movimiento vecinal, hasta convertirse en una organización totalmente independiente y autónoma, con un alto nivel de presencia y actividad en la sociedad.

De esta forma y venciendo no pocas dificultades, se fue abriendo camino el proyecto consumerista de FACUA, el cual y en honor a la verdad, contó con el apoyo de la directora general de Consumo de la Junta de Andalucía, Hortensia Gutiérrez del Álamo, que apostó claramente durante el periodo en que ejerció dicho cargo por apoyar el fomento de este movimiento independiente y progresista de defensa de los consumidores andaluces.

Desde 1983, FACUA comenzó a desarrollar una intensa actividad en defensa de los intereses de los consumidores andaluces, que le valió el reconocimiento público e institucional de ser la organización más activa y representativa de los consumidores y usuarios andaluces. En los comienzos coincidimos con otras organizaciones de consumidores andaluzas, como es la Federación de Asociaciones de Amas de Casa y Consumidores Al-Ándalus y con la Unión de Consumidores de Andalucía-UCA.

Una característica constante que marcó la actividad de FACUA durante sus primeros años de andadura fue sin lugar a dudas su carácter independiente y su deseo de actuar unitariamente con otras organizaciones del conjunto del estado, con el fin de articular una gran confederación de consumidores y usuarios.

Si bien hemos partido del reconocimiento del apoyo recibido por parte de la Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía, no se puede dejar de señalar también las interferencias y dificultades que se fueron produciendo a lo largo de esos años por parte de la Junta de Andalucía. Institución que mostró de manera clara su apuesta por favorecer a la Unión de Consumidores de Andalucía, organización creada en 1984 por el propio partido que gobierna en Andalucía.

Diversos ejemplares de la revista Consumerismo.
Diversos ejemplares de la revista Consumerismo.

 

La aparición de la revista Consumerismo

Una de las metas importantes que era necesario alcanzar para lograr los objetivos de FACUA era el dotarse de una publicación propia que le permitiera mantener un contacto permanente con sus asociados y que a la vez pudiera ser el vehículo y portavoz de la federación hacia el conjunto de la sociedad. Este nuevo reto se logra alcanzar en el año 1984, tras la publicación de Consumerismo, una modesta revista de solo ocho páginas impresas a dos colores, que posteriormente se convirtió en la revista de consumo de mayor calidad, por su presentación y contenidos, de las que se publicaban en Andalucía y que se encuentra catalogada también como una de las mejores en el conjunto de España.

Otra de las metas fue conseguir una sede amplia donde poder desarrollar y coordinar el conjunto de las actividades de FACUA. Para ello se procedió a adquirir un piso en la calle Alonso Vázquez, 1 de Sevilla, donde se ubicó el nuevo local de FACUA desde 1990 a 1999. Año este último en el que se procedió a dar un salto importante con la compra de un nuevo local de cerca de 400 metros cuadrados en la calle Bécquer, 25, también en la misma zona de La Macarena, donde estaba ubicado el de Alonso Vázquez y donde se encuentra el de Resolana, local este último que sigue siendo utilizado por la asociación de Sevilla.

Junto a estas dos primeras metas, FACUA siempre entendió que era necesario dotarse de un amplio equipo de personas con capacidad y experiencia en distintas disciplinas profesionales, con el fin de poder atender eficazmente el conjunto de las actividades que una federación de consumidores tiene que abordar para cumplir bien sus objetivos. De esta forma, se fue produciendo un reforzamiento de la Junta Directiva con nuevos compañeros y compañeras de las distintas asociaciones provinciales, que progresivamente fueron asumiendo distintas responsabilidades. A la vez que se inició un proceso de incorporación de jóvenes profesionales del derecho, del periodismo, de la educación y de otras disciplinas, para asumir tareas de responsabilidad en los distintos departamentos o gabinetes de la organización, los cuales permitieron articular una estructura amplia y permanente capaz de asumir los distintos restos que se nos han ido presentando hasta hoy.

Complementariamente a toda esta actividad de dotarnos del local más adecuado, avanzar en la mejora de nuestra revista y fortalecer los equipos directivos y de trabajo técnico de la organización, FACUA y sus asociaciones provinciales, desarrollaron importantes campañas de denuncias o de información y formación a los consumidores, a la vez que garantizaron el funcionamiento de oficinas abiertas en las ocho provincias para atender las consultas y las reclamaciones de los consumidores y usuarios.

Las primeras intervenciones de FACUA fuera de Andalucía

Para situarnos en este contexto de principio de los ochenta, hay que señalar que en aquel periodo y más concretamente desde 1982, se estaba produciendo un proceso, algo lento pero imparable, de vertebración y de unidad entre un importante número de organizaciones progresistas de consumidores que funcionaban en distintas provincias o comunidades del conjunto del Estado. Se estaban vertebrando en torno a la Asociación de Consumidores de Cantabria-ACC y a la Organización de Consumidores de Cataluña-OCUC (esta última organización no tenía ninguna vinculación con la OCU), con el fin de coordinar esfuerzos para organizar una alternativa a las opciones que representaban la Organización de Consumidores y Usuarios-OCU y la Confederación Española de Amas de Casas, organizaciones éstas de corte más conservador, y que contaban con todo el apoyo y reconocimiento del gobierno de UCD para hegemonizar la representación institucional del emergente movimiento de consumidores español.

En este bloque progresista participó también en sus inicios la Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla-ACUS, aunque desde julio de 1983 la participación andaluza fue asumida por FACUA, llegándose en marzo de 1984 a constituir una Coordinadora Estatal de Asociaciones de Consumidores que posteriormente en 1986 adoptó la forma de organización como confederación con el nombre de CECU y en la cual se integraron además de FACUA, la Organización de Consumidores y Usuarios de Cataluña, la Federación de Consumidores de Euskadi, la Asociación de Consumidores de Navarra y la Asociación de Consumidores del País Valenciano. FACUA formó parte de esta confederación hasta que en 1998, consideró necesario abandonarla por entender que sus actuaciones no coincidían con su modelo de organización independiente y democrática.

Paralelamente a este fuerte deseo de participar en proyectos progresistas de ámbito estatal, por entender que los problemas de los consumidores no podían defenderse exclusivamente desde el marco de la comunidad autónoma de Andalucía, FACUA apostó decididamente por fomentar en las ocho provincias andaluzas un movimiento consumerista fuerte y representativo en torno a las ocho asociaciones de consumidores que la integraban. Con estas dos premisas fundamentales: fomentar organizaciones fuertes y activas y ampliar sus objetivos más allá de Andalucía, FACUA trabajó muy intensamente hasta 2003, momento en el que su IV Congreso adopta el acuerdo de extender a la propia FACUA por el conjunto de estado español.

Segunda fase de la intervención de FACUA en el conjunto de España

Tras el IV Congreso de FACUA Andalucía, celebrado en Sevilla el día 29 de marzo de 2003, se inicia una nueva fase en la presencia de FACUA fuera de la comunidad andaluza, lográndose un acuerdo con dos organizaciones de consumidores de Castilla y León y de la Comunidad Valenciana; con el fin de crear una organización de consumidores de ámbito estatal que adopta el nombre de Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción, más conocida como FACUA-Consumidores en Acción y que celebra su primera Asamblea General el día 10 de enero de 2004.

A partir de dicha fecha la nueva FACUA de ámbito estatal, comienza una andadura de gran actividad y eficacia, en la que han jugado un papel muy importante los compañeros y compañeras, Olga Ruiz, actual secretaria general, Rubén Sánchez, actual vicepresidente y portavoz y Mª Ángeles Ayerbe, actual tesorera de la organización. Gracias a ellos y al resto de los directivos/as, profesionales y socios colaboradores de todas las organizaciones y delegaciones territoriales, hemos logrado que FACUA en 2017 tenga una implantación territorial en toda España con algo más doscientos mil asociados, tengamos dieciocho sedes en funcionamiento, un sitio en internet con 3.632.553 visitas en 2016 y con doscientos mil seguidores en Twitter y Facebook.

El desarrollo y crecimiento de FACUA desde 2003 hasta 2017 será motivo de un nuevo artículo.

__________

Paco Sánchez Legrán es presidente de FACUA.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 50.859