Infracción muy grave a la ley general de sanidad

La Junta perdona una multa a Clínicas Pascual por captar fraudulentamente pacientes del SAS durante meses

FACUA Andalucía denunció el fraude hace año y medio y Salud abrió expediente sancionador a la empresa. La campaña se enmarcó en una estrategia de presión para lograr que el SAS volviese a firmar un concierto.

La Junta perdona una multa a Clínicas Pascual por captar fraudulentamente pacientes del SAS durante meses

FACUA Andalucía critica que la Consejería de Salud haya archivado sin más el expediente sancionador que abrió a Clínicas Pascual por la publicidad fraudulenta con la que captó fraudulentamente a pacientes del SAS durante meses pese a que no existía ningún concierto con la Jutna. La administración ha eximido finalmente a la empresa de pagar una multa por infracción muy grave a la Ley General de Sanidad. Y ello pese a que en su día confirmó que tras haber apercibido al grupo sanitario, éste siguió contratando los anuncios durante casi dos meses en diferentes medios.

La campaña publicitaria estaba enmarcada en una estrategia de presión para lograr que el SAS volviese a firmar un contrato con Clínicas Pascual para derivar a pacientes a sus hospitales. Concierto que finalmente fue suscrito, por un importe de 380 millones de euros, para la atención durante cuatro años en los hospitales de la empresa en las localidades gaditanas de El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda y Villamartín.

La federación de consumidores denunció hace año y medio a Clínicas Pascual, que opera en varias provincias de la Comunidad, por promocionarse bajo el reclamo de "reducir rápidamente los tiempos de espera" con el fin de atraer a pacientes en lista de espera del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Una publicidad que la Delegación Territorial en Cádiz de la Consejería de Salud censuró, calificó de "inadmisible" por pretender "confundir y engañar a la población andaluza", y ordenó "retirar inmediatamente" al no estar los centros del grupo autorizados para prestar asistencia a pacientes del SAS en esas fechas. De hecho, en marzo de 2016 el Gobierno andaluz presentó una denuncia penal por un presunto delito de publicidad engañosa.

FACUA Andalucía expuso que Clínicas Pascual utilizaba de forma consciente y torticera las listas de espera con el único fin de captar clientes, aprovechándose de la necesidad, y en muchos casos de la ansiedad, que presentan muchos de los pacientes tras meses aguardando cita para ser operados.

Salud atendió entonces, en abril de 2016, los argumentos de FACUA Andalucía, que detectó distintas irregularidades y omisiones intencionadas en los anuncios, y remitió a la empresa un primer requerimiento: o retiraba su publicidad o se exponía a una multa por "infracción grave de entre 3.005 y 15.025 euros". Y, además, se le advirtió de que su "incumplimiento reiterado será considerado como infracción muy grave, sancionable con multa de 15.025 a 601.012 euros".

Segundo requerimiento

Pese a ello, dos meses más tarde, Clínicas Pascual seguía anunciándose en prensa impresa y digital. En un escrito remitido a FACUA Andalucía, la Junta reconoce que se vio obligada a enviar en julio "un segundo requerimiento" a la empresa, la cual respondió que su último anuncio había sido insertado el "24 de junio". Sin embargo, tal y como Salud reconoce haber detectado, "se comprobó la existencia de un último anuncio en el Diario de Cádiz de fecha 28 de junio de 2016 con la publicidad mencionada". Es decir, que constató que la respuesta de la empresa era falsa.

En cualquier caso, subraya FACUA Andalucía, Clínicas Pascual mantuvo su campaña publicitaria durante meses tras recibir el primer requerimiento. Pese a las evidencias, la Delegación Territorial en Cádiz de la Consejería de Salud ha comunicado ahora a la federación de consumidores que ha archivado las actuaciones contra el grupo y ha desestimado la solicitud de la asociación de abrir expediente sancionador a la empresa con argumentos insostenibles: "Los reclamantes en un expediente de consumo carecen de la condición de interesado y de interés legítimo, dado que la resolución del oportuno expediente sancionador que se iniciara, sólo se derivaría una sanción pecuniaria contra el interesado denunciado".

FACUA Andalucía ha interpuesto un recurso de alzada ante la Consejería de Salud contra la decisión de no sancionar a la empresa. La federación lamenta una vez más la pasividad y la inacción de las autoridades autonómicas incluso ante casos en los que las irregularidades e infracciones resultan tan evidentes y, además, han quedado acreditadas por los propios organismos.

Ya somos 203.992