Compras

Las víctimas de los mercados

Sus hojas de ruta para imponer su ley está dejando un reguero de consumidores engañados, violentados en sus derechos y empobrecidos. Y todo ello ante la inacción de las autoridades de consumo.

Por Olga Ruiz Legido

Los consumidores venimos sufriendo duros años de recortes de derechos y garantías y una sucesión de abusos en los mercados por las grandes empresas ante la mirada ausente de los gobiernos. Precarización del empleo, recortes sociales y abusos han supuesto una afectación grave de las economías domésticas, un empobrecimiento de la población y un incremento de las desigualdades sociales. Los abusos de la banca y las energéticas, entre otros, han privado de servicios y bienes esenciales a muchas familias y han esquilmado las economías domésticas.

La hoja de ruta de los mercados para imponer su ley está dejando un reguero de consumidores engañados, violentados en sus derechos y empobrecidos. El desequilibrio natural en las relaciones de consumo se ha visto agrandado por el poder de unos mercados voraces y la inacción de la tutela pública, con autoridades de consumo mermadas por los recortes y vencidas por el desinterés. Hace ya tiempo que optaron por abandonarse, y abandonarnos, y confiar en la autorregulación empresarial. Craso error. Los mercados no se autorregulan. Los mercados abusan y tratarán de imponer sus normas para obtener el máximo beneficio al menor coste.

Para acceder a los contenidos de este número de Consumerismo debes ser socio de pleno derecho de FACUA. Pulsa aquí para darte de alta o iniciar sesión.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 51.014