La Justicia alemana prohíbe a Vodafone anular el saldo de las tarjetas de prepago

La asociación de consumidores Verbraucherzentrale logra que se declaren nulas las cláusulas en las que estipula la eliminación del saldo y la desactivación de las tarjetas si no se realizan recargas en un determinado plazo.

El operador de telefonía móvil Vodafone no podrá anular más en Alemania el saldo de las tarjetas de prepago para teléfonos móviles al pasar determinado tiempo, según ha decidido la Justicia alemana.

En conclusión a un juicio iniciado por la asociación de consumidores alemana Verbraucherzentrale (VZBV), el Tribunal Regional de Dusseldorf, ciudad en la que tiene su sede la subsidiaria alemana del grupo británico, declaró nulas las cláusulas en las condiciones de utilización en las que se estipula la anulación del saldo y la desactivación de las tarjetas.

El Tribunal afirmó que Vodafone utiliza en su publicidad reclamos como "sin periodo mínimo de utilización" o "sin contrato". Sin embargo, los jueces consideraron que la anulación del saldo o la desactivación de la tarjeta equivale a establecer un límite mínimo de facturación.

Además, según la sentencia, sobre la anulación del saldo después de quince meses y la desactivación definitiva de la tarjeta sólo se informa en las condiciones generales de utilización en Internet, que no se pueden leer hasta que se ha solicitado una recarga. Los jueces consideraron que algo así atenta contra el principio de transparencia.

La Justicia alemana ya había emitido en junio una decisión similar contra el operador de telefonía móvil O2, que afectó a 4,8 millones de tarjetas de prepago. O2 aceptó la decisión del Tribunal Regional Superior de Múnich y anunció que ya no anulará el saldo de las tarjetas pasado un año.

Vodafone es el segundo mayor operador de telefonía móvil en Alemania, después de T-Mobile. Según la compañía, en Alemania dispone de unos 15 millones de tarjetas de prepago, es decir, la mitad de su cartera de clientes en el país.

Ya somos 191.174