FACUA otorga sus premios a 'Los Peores Anuncios del Año'

Tabacalera acapara los premios al Peor Anuncio y al Peor Anunciante.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) ha otorgado sus Premios a los Peores Anuncios del Año, con los que, haciendo balance de la actividad desarrollada por su departamento de Control y Análisis de la Publicidad durante 1997, ha querido distinguir aquellos casos negativos más destacados, bien por sus contenidos o por su trascendencia social.

Tabacalera Española ha acaparado dos de los cinco premios otorgados por FACUA. Un anuncio de Fortuna, con el eslogan For you (para tí) y un joven de imagen aniñada como protagonista, ha merecido el premio al Peor Anuncio de 1997. El premio al peor anunciante ha sido también para Tabacalera, por la agresividad de sus anuncios y el desarrollo de campañas televisivas para la promoción indirecta de Fortuna y Ducados.

Casadevall Pedreño & PRG ha sido merecedora del premio a la Peor Agencia de Publicidad, por haber renovado la imagen de Ducados desarrollando una lamentable campaña televisiva a través del supuesto sello discográfico Duca-2 Music.

El premio a la Publicidad Denigrante ha recaído sobre un anuncio del whisky Ballantine’s, por mostrar a la mujer como un objeto pasivo para el disfrute sexual, presentando el alcohol como instrumento para lograr este objetivo. Por último, Aprilia ha merecido el premio a la Publicidad Temeraria, por un anuncio de un scooter, dirigido a adolescentes a partir de los 14 años, en el que la empresa fomenta conductas peligrosas en la conducción.

Por último, y como contrapartida, FACUA ha querido otorgar un premio positivo al Instituto de la Mujer del Ministerio de Asuntos Sociales, por la defensa de la dignidad de la mujer reivindicada a través de su Observatorio de la Publicidad, a través del cuál ha exigido a numerosos anunciantes la cesación o rectificación de campañas discriminatorias que manipulan a la mujer para presentarla en muchos casos como un simple objeto de consumo.

PEOR ANUNCIO: Tabacalera, por un anuncio de su marca Fortuna en el que, con el eslogan For You (para ti), se muestra como imagen de la marca a un adolescente de apariencia sospechosamente juvenil. Entendemos que este tipo de imágenes, jovenes y atractivas, en absoluto deben ponerse en correlación con el consumo del tabaco y sus derivados, item más si tenemos en cuenta que la ambigüedad del rostro presentado en el anuncio pudiera bien pertenecer a un menor por sus rasgos aniñados. Estas prácticas se contradicen con el argumento esgrimido por la industria tabaquera en el sentido de que con su publicidad sólo pretendan incentivar al cambio de marca de tabaco y no a la creación de nuevos consumidores. Más bien, ponen de manifiesto la existencia de un interés en la captación de nuevos clientes de la industria en las edades en la que resulta habitual el inicio al tabaquismo.

PEOR ANUNCIANTE: Tabacalera, por infringir reiteradamente la prohibición de anunciar tabaco en televisión a través de diversas campañas de publicidad indirecta. Para ello se ha valido de una enrevesada estrategia consistente en la creación y publicitación por diversas empresas de productos que evocan a sus marcas (las gafas de sol ForSun y el sello discográfico Duca-2 Music), utilizando todos los rasgos distintivos de las mismas y en una correlación estética con las campañas de sus marcas de cigarrillos en otros medios no vetados legislativamente. Con ello, entendemos que se ha buscado acceder a este importante medio a través de anuncios televisivos supuestamente contratados por esas empresas que, también supuestamente, son ajenas a Tabacalera, dirigiendo sus mensajes publicitarios al sector más joven mediante su correlación con productos especialmente atractivos para este sector de la sociedad (gafas de sol, música pop...). Paralelamente a esto hay que poner de manifiesto la hipocresía de la tabaquera al pretender dar una imagen de seriedad con su supuesta sujeción al código de autorregulación de la publicidad del tabaco y su pertenencia a la Asociación de Autocontrol de la Publicidad.

PEOR AGENCIA DE PUBLICIDAD: Casadevall Pedreño & PRG, por haber diseñado la campaña con la que Tabacalera ha renovado la imagen de Ducados, siendo esta agencia la responsable de la publicidad televisiva de Duca-2, el supuesto sello discográfico del disco Carácter latino, que ha supuesto la plataforma de lanzamiento de esta nueva imagen, dirigida a un público joven, de la marca de cigarrillos. Un spot al que siguió una campaña paralela de Ducados en medios gráficos, utilizando un eslogan evocador del primero, Sabor latino, y con una estética idéntica al anuncio televisivo. Ha sido este el peor ejemplo de falta de ética y de respeto a la legislación por parte de una agencia publicitaria española durante 1997.

PUBLICIDAD DENIGRANTE: Ballantine's (Pedro Domecq), por un anuncio gráfico en el que se presenta a la mujer como un simple instrumento para el disfrute sexual. La botella del whisky de la marca tiene forma de bolsa, su contenido son unos palos de golf y un banderín tatuado en el vientre de una mujer desnuda de cintura para arriba señala el hoyo 18, el último objetivo del campo. El hoyo no parece ser precisamente su ombligo, ya que el banderín señala más abajo y la cremallera del pantalón ya está entreabierta. Uno de los más lamentables ejemplos de los numerosos anuncios de bebidas alcohólicas que presentan el producto como medio instrumental para lograr el éxito sexual y en los que, por sistema, la mujer se presenta como elemento pasivo, objeto de conquista o premio al triunfo del consumidor del producto.

PUBLICIDAD TEMERARIA: Aprilia, por un anuncio gráfico de su scooter SR50 Stealth, dirigido fundamentalmente a adolescentes a partir de 14 años, en el que, mediante mensajes agresivos e incitadores se fomentan conductas temerarias en la conducción de un vehículo a motor: “Tecnología, competición, deseo de vencer (SR! (Existe una llave de acceso para descubrir los secretos del equipo Aprilia! Es la SR50 Stealth, el scooter más parecido a una moto de carreras jamás pensado. SR 50 Stealth hace VIVIR, no revivir, sensaciones de super competición, porque ha sido pensado como una moto, pero además accesible desde los 14 años”.

Parece obvio que, siendo la prudencia, la moderación de la velocidad y el respeto a los demás conductores una premisa básica, no sólo para la convivencia, sino para la propia supervivencia en el tráfico, no son los mensajes más adecuados para un público juvenil y escasamente formado los que plantean la circulación vial como una competición deportiva. Si a ello le unimos el hecho de que los ciclomotores suelen ser el medio de transporte habitual de estos jóvenes en sus noches de "movida" en las que el alcohol juega un papel peligrosamente cotidiano, concluiremos en que el mensaje publicitario empleado resulta especialmente desafortunado e inoportuno.

Ya somos 203.584