El presupuesto inicial era de 1.114 euros

Condenada una empresa de pinturas que quiso cobrar por resolver sus propios desperfectos

Un juez exime a una socia de FACUA Madrid de pagar a Assista esta cantidad para corregir sus propios errores. Hasta un técnico de la propia empresa corroboró que el acabado había sido defectuoso.

Condenada una empresa de pinturas que quiso cobrar por resolver sus propios desperfectos

FACUA Madrid ha logrado que un juez exima a una socia de tener que pagarle a la empresa que, tras pintarle su casa, le pidió más dinero del presupuestado inicialmente para arreglar los desperfectos que le había dejado tras un trabajo mal hecho.

Gregoria P.D.R., contrató en noviembre de 2015 con la firma Assista la restauración de las paredes de una habitación de su domicilio tras aceptar un presupuesto de 1.114 euros, que incluía la retirada del gotelé y la posterior pintura.

Al acabar, la afectada constató que las paredes presentaban defectos causados por un mal trabajo, y pidió a Assista que los subsanase. Entonces, la respuesta de la empresa fue... hacerle un nuevo presupuesto añadido al original, del que Gregoria todavía tenía pendiente de pagar 508 euros. Ésa es justamente la cantidad que el juez, en su sentencia, le ha eximido de pagar.

La afectada llegó incluso a pedir una segunda opinión a un técnico de la misma empresa, y éste llegó a certificar que, efectivamente, los trabajos no se habían acabado de forma debida. Ni siquiera tras conocer este informe, Assista rectificó. Ante la falta de acuerdo, la usuaria decidió resolver el contrato y no abonar la parte restante del presupuesto inicialmente pactado.

Incumplimiento flagrante

La empresa decidió demandar a la usuaria, que expuso lo sucedido a FACUA Madrid. El equipo jurídico de la asociación argumentó en su defensa que existía un claro incumplimiento por parte de la empresa al no haber finalizado correctamente los trabajos de restauración y pintura contratados.

En su sentencia, la juez titular del Juzgado de Primera Instancia 17 de Madrid aceptó el criterio de FACUA Madrid y dictaminó que "los trabajos no quedaron ejecutados en debida forma según se extrae del informe del último técnico" y, además, que "la empresa es la profesional, debiendo haber comunicado a la demandada que de no pactarse, podía tener defectos de planeidad". La sentencia, contra la que no cabe recurso, condena además en costas a Assista.

Ya somos 204.724