Los agentes realizan una veintena de inspecciones

La Policía cierra dos locales en Sevilla en Halloween por vender alcohol a menores y superar el aforo

La Sala ON, en el Polígono Calonge, fue cerrada tras detectar a menores consumiendo alcohol dentro. Valmont, clausurada tras permitir la entrada de 1.400 personas a pesar de que su aforo máximo es de 900.

La Policía cierra dos locales en Sevilla en Halloween por vender alcohol a menores y superar el aforo

La celebración de Halloween se ha saldado en Sevilla con una veintena de intervenciones de la Policía por diversas infracciones. Las masgraves, las de la calle Cromo, en el Polígono Calonge, donde se desalojó y clausuró un local en el que se celebraba una fiesta, tras comprobar que se estaba vendiendo alcohol a menores. Y la de la discoteca Valmont, en San Francisco Javier, en Nervión, desalojada por superar gravemente el aforo: Había unas 1.400 personas, cuando la capacidad máxima de la sala es de 900.

Poco después de las 2.00 de la madrugada del martes, el dispositivo policial desplegado por el Ayuntamiento realizó una inspección en el establecimiento Sala ON de la calle Cromo, observando a menores de edad consumiendo alcohol en su interior, el cual había sido suministrado por el establecimiento. También se identificó a un menor con sustancias estupefacientes. Los agentes desalojaron el establecimiento.

El delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, que estuvo siguiendo las actuaciones de este dispositivo especial Halloween, explicó que "uno de los principales objetivos se centra en proteger a los menores de edad que esta noche prolongan su estancia en las calles y en establecimientos, de ahí la contundencia en aquellos locales en que se detecten irregularidades que puedan afectar a la seguridad de estos".

Por otro lado, la Policía puso fin a la fiesta que se celebraba en la discoteca Valmont, en la avenida de San Francisco Javier, en la que, pese a tener limitado su aforo a 900 personas, había en el momento en que acudieron los agentes unas 1.400 personas, además de otras 150 en la cola de acceso al local.

Además de estas dos actuaciones, los agentes inspeccionaron una pizzería en la zona de la Alameda por fuertes olores en su interior, a la que finalmente denunciaron por carecer de licencia y seguro. También se denunció al bar Biblioteca Calonge por permitir fumar en el interior del establecimiento. Y en el local Versace, en la avenida de Llanes, se detectaron infracciones, que quedaron subsanadas.

Ya somos 204.722