Transporte público

FACUA Granada reclama que la racionalización de los autobuses de la capital no perjudique a los usuarios

Tras la subida del billete, sería injusto que los cambios necesarios en el sistema impliquen un nuevo deterioro en un servicio que ya es de por sí precario.

FACUA Granada reclama que la racionalización de los autobuses de la capital no perjudique a los usuarios

FACUA Granada ha pedido al Ayuntamiento de la ciudad que no intente tapar el agujero económico destapado en el servicio municipal de autobuses con medidas que perjudiquen a los usuarios, tal y como ocurrió con la última subida de tarifas.

La asociación entiende y apoya la necesaria racionalización de los servicios, especialmente ante la positiva acogida de la ciudadanía al metro, pero ello no debe implicar que otros servicios queden desatendidos. FACUA Granada lamenta que se haya perdido tanto tiempo en la planificación de los cambios, a la espera de inaugurar el metro, por un lado, cuando la necesidad de ajustes ya era imperiosa, y tras la puesta en macha de esta nueva infraestructura, por otro.

El problema de la falta de transbordos entre el metro y los autobuses urbanos, junto a la competencia que ha generado la nueva infraestructura con el servicio de autobuses, ha generado también pérdidas en el número de usuarios que utilizaban los autobuses urbanos. Según fuentes del Consorcio, se acercaban a los 250.000 usuarios en el primer mes de uso, con una tendencia creciente que agrava aún más los problemas económicos de la infraestructura urbana.

Por esta razón, FACUA Granada reclama que, a la hora de llevar a cabo el proceso de racionalización del sistema se prime no sólo el ahorro económico, sino la calidad del servicio. En este proceso, ante la reducción de expediciones, podrían retirarse de servicio los vehículos más antiguos, y dotarse de medios suficientes aquellas líneas que hoy día están más sobrecargadas de viajeros. Eso, además de fomentar la calidad del transporte, se traduciría también en mayores ingresos económicos.

No obstante, la asociación entiende que todas estas ideas deben plantearse en un entorno global, en el que se fomente la intermodalidad real entre medios de transporte, de modo que éstos no sean competencia entre sí, sino que se integren todos al servicio de la ciudadanía, lo que debe venir acompañado de los cambios profundos que, desde que se comprobó el fiasco económico que supone el nuevo sistema de autobuses, no se han producido. Todas las administraciones implicadas deben trabajar de forma unitaria, para ofrecer a los ciudadanos de Granada y su área metropolitana el servicio de transporte que merecen.

Ya somos 204.723