El Sistema de Arbitraje de Consumo: todo lo que debes saber

FACUA Sevilla te informa sobre este instrumento extrajudicial para resolver conflictos entre consumidores y empresas en el ámbito del consumo.

El Sistema de Arbitraje de Consumo: todo lo que debes saber

1. ¿En qué consiste el arbitraje de consumo?

El Sistema Arbitral de Consumo es un instrumento extrajudicial que sirve para resolver conflictos surgidos entre consumidores y empresas en el ámbito del consumo sin necesidad de tener que acudir a la vía judicial. Dicho sistema es voluntario y gratuito para las partes.

2. ¿De qué forma se puede dar inicio a un arbitraje de consumo?

El arbitraje de consumo sólo se puede iniciar a petición del consumidor o usuario y nunca del empresario. Una vez presentada dicha solicitud, el empresario deberá aceptar de forma expresa su voluntad de someter el asunto planteado a dicha vía arbitral, tras lo cual lo dictado en el mismo tendrá fuerza ejecutiva y vinculante. Si el empresario no aceptara dicha solicitud, la Junta Arbitral de Consumo procederá a archivar la solicitud de arbitraje, notificándolo al consumidor, y en ese momento quedará abierta la opción para el usuario de acudir a la vía judicial.

3. ¿Qué contenido debe tener la solicitud de arbitraje?

En toda solicitud de arbitraje deben constar una serie de datos básicos que consisten en especificar los datos personales del reclamante y del reclamado, una breve descripción de los hechos que se reclaman, la pretensión concreta indicando, en su caso, la cuantía reclamada; mencionar si se acepta un arbitraje en derecho o en equidad, e indicar lugar, fecha y firma del consumidor.

4. ¿En qué consiste una oferta pública de adhesión al arbitraje?

En principio, todos los conflictos que afecten a los derechos reconocidos a los consumidores, con independencia de su cuantía, pueden ser sometidos al conocimiento y resolución a través del arbitraje de consumo, para lo cual la empresa deberá aceptar expresamente su voluntad de aceptar someterse al mismo. Sin embargo, existe la posibilidad de que la empresa realice una oferta pública de sometimiento a arbitraje, a través de la cual se compromete a aceptar los arbitrajes que se le planteen en relación a determinadas materias.

Asimismo, también es posible que dicha oferta establezca una serie de límites objetivos al mismo. De manera que el empresario en la oferta pública de adhesión al arbitraje de consumo puede establecer todo tipo de límites al ámbito de la oferta (límites en la cuantía, límites territoriales, materias susceptibles de arbitraje, etc).

5. ¿Los árbitros de las asociaciones de consumidores y empresarios que forman parte de un órgano arbitral defienden a sus socios?

No, los árbitros que forman parte de un órgano arbitral son imparciales, objetivos e independientes y actúan sometidos a criterios de legalidad y equidad con independencia de que los reclamantes o reclamados estén o no asociados a dichas entidades. Por lo tanto, sus decisiones no deben favorecer a la parte por la que son nombrados.

Un dato que viene a contrastar este principio es el hecho de que la mayoría de los laudos que se dictan los son por unanimidad, es decir, estando de acuerdo todos los árbitros presentes.

6. ¿Es obligatorio que el consumidor asista al acto de audiencia?

La asistencia a la audiencia no es obligatoria, si bien siempre es recomendable que acuda, toda vez que el órgano arbitral adoptará su decisión teniendo en cuenta la documentación e información aportada al expediente por ambas partes y, si se asiste, atendiendo también a las declaraciones realizadas en la audiencia.

En el supuesto de que el motivo que provoque que el consumidor no pueda estar presente en la vista pueda ser justificado (enfermedad, juicio, viajes, etc), se tendrá que acreditar documentalmente y el órgano arbitral resolverá si se suspende o no la vista convocada.

Otra opción ante la imposibilidad de asistencia a la vista es que el consumidor otorgue una autorización o representación a algún familiar o persona que considere adecuada para que le pueda representar.

7. ¿Es preceptiva en el arbitraje la asistencia de abogado y procurador?

En caso de que el consumidor asista a la audiencia, tampoco es necesario que asista con abogado, si bien si el consumidor lo considera conveniente puede comparecer en la vista con un abogado. También puede nombrar a un representante, bajo la correspondiente autorización debidamente cumplimentada. En ningún caso es necesaria la asistencia de un procurador que represente a las partes.

8. ¿Qué diferencia hay entre colegio arbitral y árbitro único?

Los órganos arbitrales unipersonales son aquellos en los que la decisión corresponde a un único árbitro. Para que esto sea así debe existir acuerdo entre las partes.

El nombramiento de un solo árbitro puede decidirlo también el presidente la Junta Arbitral, siempre que la controversia no supere la cuantía de 300 euros. En este caso, y así lo consideran oportuno las partes, podrán oponerse a la designación de un árbitro único, procediéndose entonces a designar un colegio arbitral.

Los órganos arbitrales colegiados son aquellos compuestos por tres árbitros acreditados. En ese caso uno de ellos es elegido de entre los propuestos por la Administración, otro de entre los propuestos por las asociaciones de consumidores y usuarios, y otro entre los propuestos las organizaciones empresariales o profesionales.

9. ¿Qué diferencia hay entre el arbitraje en derecho y el arbitraje en equidad?

El arbitraje puede resolverse en derecho o en equidad. En los casos de arbitraje en derecho los árbitros deciden el laudo con sujeción a las normas y leyes establecidas. Sin embargo, en los arbitrajes en equidad la resolución se realiza en bases a las reglas de su leal saber y entender, en base al criterio de lo que debe entenderse 'justo'.

Lógicamente, en ambos casos la decisión es tomada con atención a las pruebas y argumentos presentados por las partes y valorando objetivamente las circunstancias ocurridas. La decisión de optar por el arbitraje de derecho o el de equidad corresponde a las partes. En caso de que se opte por el arbitraje en derecho, los árbitros deberán ser licenciados en derecho.

El arbitraje de consumo siempre es en equidad, salvo que las partes manifiesten expresamente su voluntad de que sea en derecho.

10. ¿Qué es el laudo arbitral?

El laudo arbitral es la resolución que pone fin a la proceso del arbitraje. El laudo será estimatorio si admite todas las pretensiones del reclamante, estimatorio parcial si sólo admite algunas de ellas y desestimatorio si finalmente no se admite ninguna de sus pretensiones.

También puede emitirse laudo por acuerdo de las partes. Estaríamos así ante un laudo conciliatorio. Éste tendrá lugar cuando las partes lleguen a un acuerdo que ponga fin total o parcialmente a la controversia. Los árbitros darán por terminadas las actuaciones con respecto a los puntos acordados.

Los laudos deberán constar por escrito y ser firmado por los árbitros, tras lo cual se le da notificación a las partes. Cuando haya más de un árbitro, la decisión se tomará por mayoría y en caso de discrepancia decidirá el presidente. Si todo el Colegio está de acuerdo en la decisión, el laudo se emitirá por unanimidad de sus miembros.

El laudo debidamente formalizado y firmado por el colegio arbitral será notificado a las partes terminando las actuaciones. Si las partes no hubieren dispuesto otra cosa, los árbitros deberán decidir la controversia dentro de los seis meses siguientes a la fecha de presentación de la contestación. Salvo acuerdo en contrario de las mismas partes, este plazo podrá ser prorrogado por los árbitros, por un plazo no superior a dos meses, mediante decisión motivada.

11. ¿Qué ocurre si una de las partes no cumple lo establecido en el laudo?

Normalmente y debido al carácter vinculante y ejecutivo de los laudos, los mismos suelen ser cumplidos por las partes. Sin embargo, para el caso de que una de las partes no cumpla el laudo dictado, la otra puede instar al cumplimiento forzoso, al igual que ocurre en el procedimiento ante tribunales.

En este caso, se puede proceder a una denominada ejecución judicial del laudo ante los Tribunales de Justicia. Las correspondientes Juntas Arbitrales deberán facilitar al interesado toda la documentación necesaria a fin de que pueda solicitar dicha ejecución ante los juzgados de primera instancia del lugar donde se haya emitido el laudo. El plazo para solicitar la ejecución judicial del Laudo es de cinco años.

Esta información forma parte de una campaña de FACUA Sevilla subvencionada por el Servicio de Consumo del Ayuntamiento de Sevilla.

 

Ya somos 204.899