FACUA critica que la nueva normativa de la tarifa eléctrica no especifique quién asumirá el coste de los nuevos contadores

La existencia de suministros a 127 voltios en España supone un incumplimiento de las exigencias europeas.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) valora positivamente la decisión del Gobierno de poner en marcha un Plan de sustitución de contadores de energía eléctrica para los antiguos suministros por otros nuevos que permitirán la discriminación horaria de las medidas así como la telegestión.

Asimismo, FACUA critica que esta medida haya tardado años en llegar así como que no se aclare quién correrá con la financiación de la renovación del parque de contadores.

Igualmente, el Real Decreto 809/2006, de 30 de junio, por el que se revisa la tarifa eléctrica, establece que los contadores que se instalen para los nuevos suministros a partir del 1 de julio de 2007 deberán tener esas mismas características.

FACUA reclama al Ministerio que sea transparente en lo referente a la financiación del parque de contadores y señala que de acuerdo con el Real Decreto 1802/2003 de 26 de diciembre y con el informe de la Comisión Nacional de Energía de 4 de febrero de 2004, en ningún caso los gastos que se produzcan por dicha sustitución se podrán repercutir a los consumidores que tengan los equipos en alquiler, puesto que desde hace años los usuarios están abonando en su tarifa de alquiler un importe destinado a la actualización o renovación de los mismos.

La Federación lamenta que los cambios en el sector eléctrico puedan ser diseñados de espaldas a los intereses de los consumidores por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio tal y como sucede en las políticas tarifarias en los sectores del gas y la telefonía.

FACUA reclama al Ministerio un debate profundo sobre el sector contando con todos los agentes implicados, incluyendo a las asociaciones de consumidores representativas, a las que Industria mantiene prácticamente al margen de todos los sectores de los que tiene competencias.

En otro orden de cosas, la Federación reclama al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que obligue a las empresas eléctricas a que procedan, con carácter obligatorio, al cambio de la tensión en aquellos suministros que todavía están a 127 voltios y se adapten a las exigencias europeas de 220 ó 380 voltios.

Ya somos 203.749