Con el euríbor de julio, las cuotas de las hipotecas se han encarecido en una media de 81 euros en un año

FACUA insiste en reclamar al Ministerio de Sanidad y Consumo una ley que proteja a los usuarios ante situaciones de insolvencia dados los cada vez mayores niveles de endeudamiento de las familias españolas.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) advierte que con la nueva subida del euríbor, el encarecimiento medio de las cuotas mensuales de las hipotecas en los últimos doce meses se sitúa en 81,36 euros.

El euríbor ha aumentado en un año 1,371%, pasando del 2,168% en que se situó en julio de 2005 al 3,539% del actual.

Según un estudio de FACUA, los intereses más bajos y más altos que se ofertan en el mercado hipotecario se sitúan entre el euríbor más el 0,35% y el 1,25%. Teniendo en cuenta que el importe medio de las hipotecas que se conceden en España ronda actualmente los 140.000 euros, a un plazo de 25 años, con el euríbor de julio la cuota mensual de estos préstamos es de entre 730,42 y 801,31 euros.

Hace doce meses, con el euríbor de julio del pasado año, las mismas hipotecas representaban cuotas de entre 629,33 y 721,16 euros mensuales, es decir, 101,09 y 80,15 euros menos, respectivamente.

Las subidas del euríbor se han visto agravadas con los dos incrementos de un cuarto de punto en los tipos de interés aprobados por el Banco Central Europeo (BCE) en diciembre y marzo de este año.

Esto, sumado al desproporcionado incremento en el precio de la vivienda y al elevado nivel de endeudamiento de las familias españolas, llevan a FACUA a reclamar al Gobierno una ley que proteja a los usuarios ante situaciones de insolvencia. La Federación considera que la Administración debe tener en cuenta la corresponsabilidad del sector bancario y financiero en el endeudamiento de las familias, que se ha duplicado en la última década.

La concesión de préstamos hipotecarios y al consumo debería ir aparejada a un marco de responsabilidad social y legal a fin de evitar situaciones dramáticas para los usuarios a medio o largo plazo. Máxime teniendo en cuenta la proliferación de hipotecas que amplían el plazo de amortización hasta 40 e incluso 50 años, así como la aparición de productos hipotecarios con varios años de carencia para que el usuario pueda acceder a ellas al pagar sólo los intereses al inicio de la vida del préstamo.

Ya somos 203.747