Sobre FACUA

FACUA: un viaje de 37 años luchando contra los abusos

Ha sido un camino largo para convertirnos en el movimiento social sustentado por decenas de miles de ciudadanos que hoy es generador de opinión pública y con una implantación territorial en todo el país.

Por Paco Sánchez Legrán

Desde 1981 hasta 2017, el proceso seguido por FACUA para desarrollar un proyecto consumerista democrático, independiente y participativo, ha tenido avances y retrocesos, a la vez que se han ido produciendo cambios y adaptaciones en sus métodos de trabajo y de organización; y se ha tenido que ir adaptando o utilizando cada vez y con más intensidad las nuevas tecnologías de la comunicación.

Para comprender este proceso de institucionalización de nuestra organización, podemos señalar cuatro grandes periodos en los que se ha ido forjando la estructura organizativa y su extensión territorial por todo el país:

1981-1966: Los orígenes y su consolidación en Andalucía.

1986-2003: Avances y retrocesos en el ámbito nacional.

2003-2009: FACUA se extiende y se consolida por toda España.

2009-2017: Se consigue la sustentabilidad social y económica.

En todos y cada uno de estos periodos hemos mantenido siempre claro la necesidad de invitar a los consumidores a que se unieran a FACUA y a la vez hemos tenido claro que para lograr el fomento de la afiliación, teníamos que aumentar nuestro nivel de acción reivindicativa en la defensa de los derechos e intereses de los consumidores. Y hacerlo de una manera independiente de partidos, gobiernos y sectores económicos, pues siempre hemos sido conscientes de que tenían ser los propios ciudadanos los que tenían que legitimar a nuestra organización.

1981-1986: Los orígenes y su consolidación en Andalucía

Las causas precipitantes o facilitadoras del nacimiento de proyecto que hoy es FACUA son dos hechos muy determinantes. Una, el envenenamiento o intoxicación masiva que sufren miles de ciudadanos españoles por consumir durante los últimos años de la década de los setenta del siglo pasado, un aceite adulterado que comercializan diversas empresas sin ningún control por parte de las autoridades.

Y otra, la negativa del gobierno español que presidía Adolfo Suárez, a que el combativo y representativo movimiento vecinal existente en el país pudiera representar a los miles de afectados por el envenenamiento o intoxicación en sus barrios y ciudades; con el argumento de que esa representatividad le correspondía a las organizaciones de consumidores recién nacidas y de las que sólo existían dos en el país, creadas por sectores poco progresistas.

Como consecuencia de la marginación del movimiento vecinal, en 1980 los dirigentes de dicho movimiento promueven la creación de una organización de consumidores en el ámbito nacional con delegaciones en todas las provincias del país.

Al fracasar ese intento, en 1981 se crea la Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla por iniciativa del propio movimiento vecinal de dicha provincia, que una vez que comienza a funcionar, contribuye directamente en la creación de otras asociaciones de consumidores en el resto de las provincias de Andalucía con el apoyo de las organizaciones de vecinos de cada una de ellas. Esto permite crear en 1983 la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía que adoptó el nombre de FACUA.

A partir de esa fecha y hasta 1986, FACUA estuvo formada por organizaciones de consumidores de las provincias de una sola región española: la de Andalucía. Aunque desde sus primeros momentos institucionalizó bien su estructura organizativa y su funcionamiento interno, contando con asociaciones de consumidores en las ocho provincias de la región, que disponían de estatutos, juntas directivas y locales propios y una federación de carácter regional que a su vez tenía sus propios estatutos, su junta directiva y utilizaba el local de la organización de Sevilla.

Desde sus propios inicios, FACUA promovía un modelo de asociación que caminara hacia la sustentabilidad social y económica a través del fomento de los asociados de pleno derecho que abonaban una cuota anual y a los que se ofrecía un servicio jurídico de atención a sus consultas y reclamaciones y del envío de una revista en formato papel a sus domicilios, a la vez se trataba de lograr una presencia pública a través de los medios de comunicación (prensa, emisoras de radio y televisión) denunciando los abusos o fraudes que sufrían los consumidores, invitando siempre a éstos a que acudieran a nuestros locales sociales. En dichos orígenes FACUA no disponía de sitio en internet.

Desde el comienzo, FACUA y sus organizaciones provinciales, empezaron a financiarse con las aportaciones de sus asociados de pleno derecho a través de sus cuotas anuales, para poder alcanzar la autofinanciación. Aunque también recibíamos subvenciones públicas por parte del Gobierno de Andalucía y de diversos ayuntamientos de algunas ciudades, que siempre nos ayudaron a reforzar nuestras actividades.

1986-2003: Avances y retrocesos en el ámbito nacional

Desde 1986 hasta 2003, FACUA como organización regional andaluza siguió fortaleciéndose en los ámbitos territoriales de cada una de las ocho provincias de la región en la dirección ya indicada anteriormente, disponiendo ya de un sitio en internet. Siguió avanzando en su fortalecimiento organizativo y uniendo a su proyecto, a la finalización de dicho periodo de diecisiete años, a unos treinta mil asociados de toda la región de Andalucía que aglutinaban a unas ocho mil familias que abonaban su cuota anual. Esta cuota permitía tener unos ingresos cercanos a los 200.000 euros entre las ocho organizaciones provinciales. A la vez, se había logrado una cada vez mayor presencia en los medios de comunicación y se denunciaban miles de fraudes y abusos que sufrían los consumidores andaluces.

Sin descuidar este proceso de fortalecimiento organizativo, FACUA Andalucía promovió también una organización de ámbito nacional con otras asociaciones de distintas regiones españolas, con la finalidad de tener una presencia y actuación en el ámbito de todo el país que fuera acabando con el predominio de las dos organizaciones de consumidores favorecidas por el régimen anterior, ya mencionadas anteriormente. La nueva organización nacional adoptó el nombre de CECU (Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios) y nuestra organización regional asumió la presidencia de la misma y posteriormente la secretaría general.

La participación de FACUA Andalucía en esta organización de consumidores nacional duró hasta 1998, año en que nos vimos obligados a abandonarla, porque el sector mayoritario de CECU no defendía los mismos criterios éticos y de independencia económica que FACUA promovía.

En ese momento de crisis para FACUA Andalucía y para no quedar aislada en su propia comunidad, nuestra organización regional adopta el acuerdo de asociarse a otra organización de ámbito nacional denominada Asgeco. FACUA permaneció allí hasta 2003, año en el que se consideró que la organización en la que nos habíamos cobijado impedía nuestro crecimiento propio y de forma amigable nos separamos.

En este periodo, fuimos adquiriendo experiencias de cómo organizarnos en el ámbito nacional y fuimos aprendiendo de algunos errores que se cometieron, hasta que entendimos que FACUA Andalucía había acumulado suficientes potencialidades y capacidades. Llegamos a la conclusión de que lo adecuado era extenderse con su propio nombre y proyecto por todo el país, como así nos lo pedían colectivos de consumidores afectados por abusos y problemas de otras regiones o provincias españolas a los que no podíamos representar desde Andalucía, como ocurrió en el caso de las decenas de miles de afectados por el cierre de las academias Opening de toda España.

2003-2009: FACUA se extiende y se consolida por toda España

En 2003 y por acuerdo aprobado en el IV Congreso de FACUA Andalucía se acuerda extender nuestra actividad como FACUA al resto de España, a través de la creación de una organización de ámbito nacional con el mismo nombre, que estaría formada por otras asociaciones de consumidores que se quisieran incorporar a nuestro proyecto y por asociados individuales de pleno derecho de toda España, que se irían uniendo a la nueva organización, a través de la vía telefónica y por internet.

Esta nueva organización celebra su primera asamblea general en enero de 2004 como FACUA España, y ya formaban parte de ella tres organizaciones de consumidores de tres regiones españolas además de varios cientos de asociados individuales de las diferentes provincias. En 2006 abrimos la organización nacional también a socios adheridos de toda España que no tenían la obligación de abonar una cuota anual, para ir creando una red de consumidores en acción, con el fin de conseguir una mayor sustentabilidad social.

Desde sus inicios, la nueva FACUA de ámbito nacional entiende que sus elementos básicos de organización y de actuación debían de ser el avanzar en el fortalecimiento del modelo surgido en Andalucía, aunque adaptado a los nuevos tiempos y utilizando más las nuevas tecnologías de la comunicación.

Desde 2003 hasta 2009, FACUA trabaja ya en el ámbito de toda España y para ello no sólo tuvo que lograr atraer a la organización a miles de consumidores, sino que tuvo que avanzar en la consolidación de una estructura organizativa en toda España y lograr una mayor intervención en el mercado para poder influir a favor de los intereses y derechos de los usuarios.

2009-2017: Se consigue la sustentabilidad social y económica

Una vez organizada la estructura federal de FACUA a nivel nacional, en la que ya contábamos con organizaciones en Andalucía y en otras regiones de España, así como varios miles de asociados de pleno derecho y adheridos en las distintas provincias del país, comenzamos la fase de invitar o llamar a los asociados a participar, en la creación de organizaciones o delegaciones territoriales en los territorios donde no teníamos ninguna estructura organizada.

En 2009 hacemos un llamamiento a través de correo electrónico a los asociados de Madrid, a que se ofrecieran a colaborar con carácter voluntario para crear una delegación territorial en la capital del estado donde ya contábamos con algo más de setecientos asociados de pleno derecho, como paso previo a formar una organización de consumidores y abrir un local, cosa que se produjo unos meses después.

En 2010 y una vez logrado este objetivo, nos planteamos avanzar hacia las regiones de Cataluña, Valencia y Castilla-La Mancha para hacer lo mismo, a través de socios que quisieran colaborar en la vertebración de la organización en sus territorios. Logramos así que en 2012 FACUA ya alcanzara una estructura organizativa, con asociaciones de consumidores funcionando y con sedes abiertas en más de la mitad del territorio del país, y con asociados individuales en el resto de las regiones, siguiendo el modelo de organización fomentado por FACUA.

En 2014 y tras consolidar las nuevas organizaciones creadas en diversas zonas del país y dotarlas de juntas directivas, locales adecuados, equipos de profesionales para desarrollar las actividades fundamentales, etc., se puso en marcha una nueva fase para fomentar la creación de Delegaciones territoriales en todas las regiones o comunidades autónomas del país, donde no teníamos organizaciones con locales en funcionamiento y que estuvieran formadas por asociados y asociadas de manera voluntaria.

En 2016, también realizamos un debate interno exitoso, con el fin de fusionar a los asociados de las organizaciones territoriales de Galicia y de Castilla y León, con los asociados propios que FACUA ya tenía en dichos territorios y así fortalecer aun más nuestra organización en esas dos comunidades. Se creó FACUA Galicia y la nueva FACUA Castilla y León. Tras la fusión, FACUA ya cuenta con delegaciones provinciales en cada una de las comunidades. En dicho año además propiciamos la creación de nuevas Delegaciones territoriales en Baleares y Canarias.

En los primeros meses de 2017, se procedió también a la creación de la Delegación territorial de Murcia, cumpliendo así el mandato de nuestro III Congreso de seguir trabajando por el fomento de la participación de los asociados de FACUA a través de Delegaciones territoriales.

Continuando con el proceso de extensión territorial, la junta directiva de FACUA dio su aprobación para abrir un debate interno en nuestra Delegación territorial de Euskadi para caminar hacia la creación de una nueva asociación en dicho territorio. Después de consultar a todos los asociados y asociadas y someter a su consideración la propuesta de los estatutos de la nueva asociación y la propia creación de la misma, el día 5 de julio de 2017 se celebró en Bilbao la asamblea constituyente de FACUA Euskadi.

Todo este proceso se ha visto facilitado por la política seguida por FACUA de crear plataformas de afectados a través de nuestro sitio en internet y del uso de las tecnologías de la comunicación. Tecnologías que han permitido aglutinar a más miles de consumidores, de lograr una mayor presencia mediática y reforzar nuestra estructura organizativa en todo el territorio nacional.

__________


Paco Sánchez Legrán es presidente de FACUA.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 51.112