Hogar

Sube la luz, gobiernan las eléctricas

La luz ha subido un 10,8% para el usuario medio en 2017, el año en que el Gobierno ha recortado el bono social.

Por Rubén Sánchez

Un 10,8%. Es el tarifazo que ha sufrido el usuario medio en España en las facturas de la luz a lo largo de 2017. Un desproporcionado e injustificado incremento que las eléctricas han perpetrado mientras el Gobierno miraba hacia otro lado o fingía que ponía en marcha medidas para contener las subidas.

Y no sólo hemos sido víctimas de otra subida en tarifas eléctricas que llevan décadas siendo excesivas. También de un ministro de Energía cuyo principal esfuerzo regulatorio ha sido para aplicar otro recorte de derechos. El bono social, cuyas carencias y errores de diseño tanto hemos criticado desde que lo instauró el Gobierno socialista de Zapatero, es ahora una caricatura de lo que fue. El ministro Álvaro Nadal ha impuesto como requisito para acceder a este descuento unos ínfimos niveles de renta familiar, salvo en el caso de las familias numerosas, que seguirán beneficiándose de él aunque se trate de multimillonarios. Para colmo, el 25% de descuento que se aplicaba con anterioridad ha sido recortado; ahora, se repercute sólo sobre una pequeña parte de la energía consumida.

Sigue siendo escandalosa -como lo era con el Gobierno anterior, y con el anterior del anterior- la complicidad con las eléctricas en la que incurren los políticos que deberían dedicarse a velar por que en el sector no existan abusos -que también son también crecientes- y por unas tarifas justas y fruto de esa supuesta competencia que nos prometieron el tándem Aznar-Rato cuando liberalizaron el sector. Una competencia que desde FACUA siempre anunciamos que nunca existiría ya que la supuesta liberalización era una -otra- estafa a los consumidores.

Nada ha hecho el Gobierno de Rajoy para paliar la pobreza energética que sufrimos en un país como consecuencia del poder del oligopolio eléctrico -que ha sido durante décadas un Ministerio de Energía en la sombra- y, por supuesto, de los recortes sociales y las concesiones a la gran patronal que ha impulsado el PP desde que recuperó el poder, provocando que el empleo que crece sea sobre todo trabajo basura, de pocas horas y con salarios precarios.

Este invierno vuelve a ser extremadamente duro para familias que no sólo no llegan a fin de mes, sino que se privan del uso de la calefacción para evitar que su factura se infle aún más. Y más aún para las familias -cientos de miles cada año- que sufren c cortes de suministro porque no han podido pagar el recibo.

Mientras, los que nos gobiernan siguen actuando con la crueldad propia de quienes sólo pretenden amasar poder político y económico. Esos que, como auténticos sociópatas, no sienten nada cuando la gente sufre las consecuencias de sus políticas, que sólo buscan servir a los intereses de los empresarios que están al mando de las grandes corporaciones. Empresarios que gobiernan desde sus despachos moviendo los hilos de políticos que sueñan con enchufes y puertas giratorias.

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 51.112