Banca

FACUA te asesora para reclamar por la cláusula suelo, gastos de formalización y otros abusos en hipotecas

Si el banco se niega a devolverte tu dinero, puedes acudir a los tribunales bajo la representación de nuestros equipos jurídicos.

Cláusula suelo, gastos de formalización, intereses de demora desproporcionados... Son muchas las cláusulas abusivas que puede incluir tu préstamos hipotecario. Y si el banco se niega a devolverte el dinero cobrado de manera fraudulenta al aplicarlas, FACUA puede ayudarte a reclamarlo, tanto por la vía extrajudicial como en los tribunales.

En esta web te asesoramos sobre cuáles son esas cláusulas abusivas y las vías que tienes para reclamar.

LAS CLÁUSULAS ABUSIVAS DE LAS HIPOTECAS

No son pocas las cláusulas que a lo largo de los últimos años han sido impuestas por distintas entidades bancarias en sus farragosos préstamos hipotecarios y que poco a poco han ido declarándose abusivas en multitud de Juzgados y Tribunales a lo largo y ancho del país.

Entre dichas cláusulas que han sido consideradas abusivas en determinados procedimientos judiciales nos podemos encontrar con las siguientes:

- Cláusula suelo: Empezamos por la joya de la corona, una cláusula que convertía un préstamo variable en un préstamo variable sólo al alza en tu perjuicio. De esta manera, si subía el tipo de interés de referencia (el euríbor, por ejemplo), veías aumentada tu cuota mensual, pero por el contrario, si bajaba, no te beneficiabas de dicha bajada con una reducción en tu cuota: el banco se aseguraba pingües beneficios sin verse sometido al riesgo de la evolución del tipo de interés.

- Gastos derivados del préstamo hipotecario: Sin importar que un préstamo sea beneficioso para ambas partes (tú consigues liquidez mientras que la entidad bancaria obtiene un beneficio en forma de intereses) lo cierto es que se te imponía la carga de pagar absolutamente todos los gastos que de dicho negocio se derivaba (escrituras notariales, registro...). Sin importar que alguno de ellos eran en beneficio exclusivo de la entidad bancaria (como la propia hipoteca que pretende garantizar el pago del préstamo).

- Intereses de demora: Todos los préstamos hipotecarios incluyen un interés de demora para aquellos casos en los que te retrases en el pago; sin embargo, muchos de ellos imponían un interés de demora completamente desproporcionado que hacía de un leve incumplimiento por tu parte un negocio muy lucrativo para la banca. No era extraño encontrarse con intereses de demora de un 15%, 20% e incluso 25%, hecho por el que finalmente nuestro Tribunal Supremo terminó dictaminando como abusivo un interés de demora superior a adicionar dos puntos al interés ordinario.

- Vencimiento anticipado: Muchos bancos han impuesto una cláusula que les faculta a vencer anticipadamente el préstamo en su totalidad por un impago parcial de una cuota. ¿Qué quiere ello decir? Que da igual que hayas pactado un préstamo para que sea devuelto mensualmente durante 30 años, con el impago de parte de una cuota mensual (muchas veces no requieren ni que se impague una cuota mensual completa) el banco podría eliminar el Derecho a devolverlo mensualmente y pedirte que le devuelvas todo el préstamo de una sola vez y de forma casi inmediata: en caso de que no pagues el banco acudirá al Juzgado para ejecutar la hipoteca y subastar la vivienda hipotecada. Lógicamente, no son pocos los Juzgados que han considerado desproporcionada y abusiva tal facultad.

- Comisión por impago sin previa reclamación: Junto con los intereses de demora comentados, hay veces que al banco también le resulta rentable una demora en el pago para poder cobrar esta comisión. Da igual que la demora sea de un día o de una semana, el banco cobra la comisión (que suele rondar entre los 20-35 euros) junto con los intereses de demora sin que haya tenido que hacer ninguna actuación que le genere algún coste destinado a tratar de cobrar la cuota impagada.

Éstas son un ejemplo de las múltiples cláusulas abusivas que podemos encontrarnos en un préstamo hipotecario suscrito. Para saber si la cláusula que tiene un préstamo en cuestión es abusiva habrá que estudiar detenidamente tanto la redacción del préstamo, como las negociaciones previas y la cantidad y calidad de información que la entidad bancaria ofreció y que concluyeron con su otorgamiento. Pero, una vez que se es consciente de que el préstamo en cuestión incluye alguna cláusula abusiva, ¿cómo solicitamos su nulidad y, en su caso, la devolución de todas aquellas cuantías que hayan podido cobrar por aplicación de las mismas? Desde FACUA te explicamos los pasos que recomendamos seguir para proceder a su reclamación:

CÓMO RECLAMAR ANTE EL BANCO

Si vas a reclamar por tu cuenta, lo primero que debes hacer es dirigir una reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente de tu propia entidad bancaria. En dicha reclamación hay que exigir la nulidad de las cláusulas abusivas que se encuentren en tu contrato y la devolución de aquellas cantidades te hayan cobrado por aplicación de dichas cláusulas. La entidad bancaria habrá de responder en un plazo de dos meses para dar respuesta a la reclamación presentada. Es muy importante que puedas acreditar haber interpuesto la reclamación (por ejemplo, haciendo uso del acuse de recibo de Correos), siendo además aconsejable que puedas acreditar el contenido de dicha reclamación.

Si lo que reclamas es la cláusula suelo, tienes que dirigir dicha reclamación ante el departamento o servicio especializado del banco que tenga por objeto atender a dichas reclamaciones. Las entidades bancarias tienen obligación de informar, tanto a través de sus sucursales abiertas al público como a través de la propia página web, del sistema de reclamación previo previsto para este tipo de cláusula, así como instrucciones expresas para su interposición. En este caso, la entidad tiene un plazo de tres meses para comunicarte el resultado de la reclamación.

En caso de que la entidad bancaria haya desestimado la reclamación o, en su caso, haya transcurrido el plazo legal para resolver la misma, tendrás de recurrir a otros medios para poder hacer efectivos tus derechos e Intereses. Siempre tienes la opción de denunciar la existencia de las cláusulas abusivas ante la Administración autonómica de consumo, aunque hay que tener en cuenta que ésta puede multar al banco, pero no tiene capacidad para obligarlo a que elimine las cláusulas abusivas del préstamo. Del mismo modo, también tiene la opción de reclamar ante el Banco de España, el cual deberá emitir un informe que no vincula a las partes, por lo que tampoco puede obligar a la entidad bancaria a eliminar ninguna cláusula abusiva del contrato. La única opción que resta y que vincula obligatoriamente a la entidad bancaria sería la vía judicial.

DEMANDA JUDICIAL

Cuando versan sobre cláusulas suelo, estas demandas son conocidas por un juzgado especializado que se encuentra ubicado en las principales provincias. Precisamente como consecuencia de la escasez del número de juzgados especializados y de la gran cantidad de demandas que han de conocer, el procedimiento puede demorarse durante varios meses e, incluso, años. El procedimiento judicial se divide generalmente en las siguientes fases:

1. Interposición de la demanda: Con ella das a conocer al juzgado los hechos y fundamentos de derecho por los que consideras abusivas determinadas cláusulas presentes en tu préstamo hipotecario, solicitando la declaración de nulidad y se condene a la entidad bancaria a devolver las cantidades que en su caso pueda corresponder.

2. Contestación a la demanda: La entidad bancaria tratará de fundamentar igualmente con hechos y fundamentos de derecho por qué considera que dichas cláusulas no son abusivas. También tiene la opción de allanarse y asumir la abusividad de las cláusulas, o de alguna de ellas.

3. Audiencia Previa: Se fijará fecha y hora para que las partes acudan al juzgado y se resuelva una serie de cuestiones tasadas expresamente en la ley. En concreto, se intentará que las partes lleguen a un acuerdo y, con ello, dar por finalizado el procedimiento. En caso contrario se estudiarán las posibles cuestiones procesales que hayan surgido, se fijarán con precisión los hechos controvertidos y se procederá a la proposición y, en su caso, admisión de pruebas. Es posible que una vez finalice esta fase el juzgado dictamine que el procedimiento se queda visto para sentencia, no celebrándose la fase del juicio.

4. Juicio: En caso de que no haya quedado visto para sentencia, se fijará fecha y hora para la celebración del juicio, procediéndose a la práctica de las pruebas y formulando ambas partes las conclusiones que estimen oportunas. Una vez concluido, el procedimiento quedará visto para sentencia.

5. Sentencia: Una vez el procedimiento quede visto para sentencia el juez procederá a resolver la controversia dictando la sentencia que considere ajustada a derecho. Básicamente son tres los tipos de sentencia que pueden dictaminarse, a saber:

a. Estimatoria: El juez acuerda y otorga todo lo que hayas solicitado. Por ejemplo, acordando que todas las cláusulas abusivas cuya nulidad se ha solicitado en la demanda son, efectivamente, abusivas y por tanto nulas. Con carácter general, la estimación total de la demanda conlleva la condena en costas contra el banco demandado (es decir, la entidad tendrá que abonarte los gastos del proceso que prevé la ley).

b. Estimación parcial: El juez no estima todas tus pretensiones. Por ejemplo, puede considerar que no todas las cláusulas objeto de la demanda son abusivas, pero sí alguna de ellas, o que la cuantía reclamada es menor a la solicitada. Normalmente, este tipo de sentencias no conlleva condena en costas para ninguna de las partes.

c. Desestimatoria: Cuando el juez considera que tus pretensiones como demandante no son conforme a derecho procederá a la desestimación de la demanda. Es decir, en estos casos el juez entiende que ninguna de las cláusulas objeto de la demanda son abusivas, sino que se tratan de cláusulas legítimas y con plena validez. Al contrario de lo que hemos visto con la estimación de la demanda, la desestimación de la misma suele ir de la mano de una condena en costas contra quien presentó la demanda, que tendrá que satisfacer al banco demandado los gastos procesales previstos en la ley.

Para poder acudir al juzgado e interponer la demanda correspondiente para este tipo de procedimientos de condiciones generales de la contratación, tendrás que contar por tanto con los servicios de profesionales que te representen en los tribunales y que podrás contratar libremente para la defensa de tus derechos e instar la demanda que corresponda ante el juzgado competente.

Del mismo modo, puedes acudir a aquellas asociaciones que tengan medios y capacidad suficiente para dotarte de la defensa necesaria en los tribunales. Si quieres hacerlo con FACUA, date de alta como socio de pleno derecho en este enlace y sigue los pasos que te indicaremos. En cualquier caso, si no vas a hacerlo ahora pero quieres que te mantengamos al tanto de las novedades que surjan en estos temas, pulsa aquí, únete como adherido y te incorporaremos a nuestra plataforma informativa #hipotecastrampa.

Por último, es importante que conozcas que tienes a tu disposición la posibilidad de solicitar el derecho a la asistencia jurídica gratuita siempre y cuando cumplas con los requisitos para ello. Los establece la propia Ley 1/1996, de 10 de enero, de asistencia jurídica gratuita, siendo además accesibles a través de la propia página web que el Ministerio de Justicia tiene habilitado en el siguiente enlace. En caso de que cumpla con los requisitos establecidos se te otorgarán los profesionales que te representarán de oficio en el juzgado.

¿QUIERES RECLAMAR A TRAVÉS DE FACUA?

En caso de que quieras reclamar con la ayuda de los equipos jurídicos de FACUA, echa un vistazo a los tres pasos para hacerlo.

Primer paso: localiza la escritura

Si quieres que te ayudemos a reclamar tu dinero, en primer lugar necesitamos que localices la escritura de tu hipoteca. También nos harán falta los documentos que acrediten los gastos de tasación, gestoría, notaría y los impuestos que el banco te obligó a abonar. En el caso de que no encuentres alguno de ellos, indícanoslo para tener en cuenta que hay que localizarlos. En cuanto te des de alta como socio de pleno derecho de FACUA, recibirás un correo donde te informaremos de la dirección a la que tendrás que enviarnos esos documentos (depende de la provincia donde residas), para que nuestros técnicos comiencen a analizarlos.

Segundo paso: la reclamación extrajudicial

Para recuperar tu dinero, antes de dar el paso de acudir a los tribunales hay que dirigirse al banco y reclamar las cantidades. Pero es muy posible que la entidad se niegue o que te ofrezca firmar un acuerdo trampa por el que sólo te devolvería una parte. Probablemente, intentarán hacerte creer que si vas a juicio no te darán la razón o que los gastos serán tan altos que no te merece la pena. En definitiva, quien te defraudó una vez puede volver a intentarlo.

Así que si vas a luchar contra estos abusos, lo mejor es que lo hagas con un buen asesoramiento y respaldo. Ya sabes que somos una organización sin ánimo de lucro que puede batallar contra este tipo de fraudes gracias a las cuotas que nos aportan nuestros socios y socias. Así que si estás valorando que sea nuestro equipo jurídico el que te ayude a reclamar tu dinero, el alta como socio de pleno derecho de FACUA y la cuota hasta que finalice 2018 supone sólo 48 euros.

Nuestros técnicos analizarán tu hipoteca para verificar si tiene o no cláusula suelo y si incluye la cláusula abusiva que te impone el pago de los gastos de formalización. De ser así, calcularemos cuánto has abonado de más y, a continuación, nuestros equipos jurídicos prepararán una reclamación para que la entregues al banco.

En el caso de la cláusula suelo, es especialmente importante interponer la reclamación a la entidad, ya que un real decreto-ley que entró en vigor el 21 de enero de 2017 plantea que si vas directamente a los tribunales y te saltas ese trámite, el banco no será condenado en costas si acepta tu petición antes de la contestación a la demanda.

Tercer paso: la demanda judicial

En caso de que el banco se niegue a devolverte el dinero, podemos acudir a los tribunales en un importante número de ciudades. Si quieres que los equipos jurídicos de FACUA interpongan una demanda judicial en tu nombre, sólo tendrás que abonar una cuota extraordinaria de 340 euros más los honorarios del procurador y, de producirse, los posibles gastos de desplazamiento. Es una cuota única hasta que el juzgado de primera instancia dicte sentencia. Lógicamente, debes ser socio pleno durante todo el procedimiento judicial para beneficiarte de esta reducida cuota, que además recuperarías si se produce una condena en costas contra el banco. Por supuesto, todo el dinero que te devuelvan es tuyo: FACUA no se quedará con ningún porcentaje.

Si quieres darte de alta como socio de pleno derecho sólo tienes que pulsar en este enlace y seguir los pasos que te indicaremos. En cualquier caso, si no vas a hacerlo ahora pero quieres que te mantengamos al tanto de las novedades que surjan en estos temas, pulsa aquí, únete como adherido y te incorporaremos a nuestra plataforma informativa #hipotecastrampa.

Puedes calcular tú mismo cuánto dinero tienen que devolverte por la cláusula suelo y los intereses legales con nuestro simulador #micláusulasuelo.

¡Únete! Te ayudamos a reclamar cláusula suelo y gastos de formalización de hipotecas
Ya somos 24.389