Ex jefe de Servicio de la Junta denuncia que fue cesado tras negarse a inflar las subvenciones de UCA-UCE

Su destitución se produjo en 2010. La directora general de Consumo era la actual alcaldesa de Montoro (Córdoba), Ana María Romero Obrero.

El ex jefe del Servicio de Educación y Promoción de los Consumidores de la Dirección General de Consumo de la Junta Luis Escribano, denuncia que fue cesado tras negarse a inflar las subvenciones a la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE).

Tras destaparse que una sociedad administrada por UCA-UCE recibió en secreto dinero de empresas como Movistar, Altadis y Caixabank, este jueves, Escribano ha publicado un tuit en el que asegura que la inacción de la Junta ante las irregularidades de dicha organización no es "nada nuevo". "Me destituyó la entonces directora general de Consumo porque FACUA había obtenido más dinero en subvenciones que UCA, y me pidió cambiar la valoración -a lo que me negué- porque UCA era de los suyos y le iban a dar un toque desde arriba", afirma el ex jefe de Servicio.

El cese de Escribano se produjo en abril de 2010. La directora general de Consumo era la actual alcaldesa de Montoro (Córdoba), Ana María Romero Obrero, que ostentó el cargo entre mayo de 2008 y noviembre de 2010.

Efectivamente, en 2009 Consumo dejó otorgar por primera vez a UCA-UCE más subvenciones que a las otras dos federaciones de consumidores. Al año siguiente, tras la destitución de Escribano, la Dirección General volvió a colocar a UCA-UCE en primer lugar en la distribución del dinero público.

"FACUA acaba de ganar un recurso de unas subvenciones que la Diputación de Sevilla dio a dedo. Voy a dar otra información de lo que me ocurrió a mí siendo jefe en Consumo de la Junta de Andalucía", contó Escribano en una conferencia sobre corrupción. "Yo llevaba las subvenciones y era el primer año en el que al baremarlas aparecía FACUA en primer lugar, UCA-UCE en segundo y Al-Andalus en tercer lugar. Como UCA-UCE es muy cercana al PSOE no podía ser que se quedara segunda. Sufrí presiones bestiales para que se pasara a la primera, a lo que me negué, evidentemente, porque la baremación se había hecho técnica y objetivamente, no se había baremado para favorecer a alguien, se había acogido al reglamento. Tras esas presiones, estuve de baja por enfermedad unas dos semanas. Y cuando volví, me cesaron. Así funciona la Junta".

"Desde que tomé esa decisión, las relaciones se volvieron bastante tensas, y durante una baja por enfermedad la entonces directora de Consumo aprovechó para destituirme como jefe de Servicio de Consumo". ha explicado Escribano a Diario 16. "He sido jefe de Servicio con siete directores generales de la Junta y sólo he tenido problemas con dos por el mismo motivo, por negarme a corromperme".

Ya somos 217.581