FACUA critica que la consejera de Salud dé largas en lugar de actuar ante las irregularidades de UCA-UCE

Marina Álvarez ha reconocido en el Parlamento que tenía una "información anónima" sobre los pagos secretos de empresas antes de que los destapase 'Infolibre'.

FACUA critica que la consejera de Salud dé largas en lugar de actuar ante las irregularidades de UCA-UCE
La consejera de Salud, Marina Álvarez, durante su comparecencia en el Parlamento de Andalucía.

FACUA Andalucía critica que la consejera de Salud, Marina Ávarez, haya dado largas en lugar de anunciar una actuación inmediata ante las gravísimas irregularidades de la Unión de Consumidores de Andalucía (UCA-UCE), que preside el ex secretario general de Juventudes Socialistas de Andalucía Juan Moreno Rodríguez y que ha sido objeto de escandalosos favoritismos partidistas desde su creación en los años 80.

En su comparecencia en el Parlamento a petición de Izquierda Unida, la consejera competente en las políticas de consumo ha reconocido que la Junta había recibido una "información anónima" sobre los pagos secretos de empresas como Movistar, Altadis y Caixabank y que "ya estaba siendo analizada por el departamento correspondiente con anterioridad a la publicación del reportaje" de Infolibre que los ha destapado.

Álvarez ha argumentado que todavía no ha recibido "ninguna denuncia formalmente interpuesta sobre este asunto" . "La información de la que disponemos es la que ha sido recogida por la prensa y en la página web de otra organización de personas consumidoras", en alusión a FACUA, "así como también otra información anónima que ha sido recibida por esta cuestión".

"Es inaceptable que Álvarez pretenda escudarse en que todavía no ha recibido una denuncia por este tema, pese a que tanto Infolibre como Diario16 han publicado documentos que acreditan la existencia de los pagos y la propia consejera reconoce que ya contaba con una información anónima al respecto que estaban analizando", señala el secretario general de FACUA Andalucía, Rubén Sánchez.

FACUA Andalucía, que reclama la explusión inmediata de UCA-UCE del registro autonómico de asociaciones de consumidores, interpondrá en los próximos días una nueva denuncia contra esta organización por los cobros que recibió en secreto su sociedad EdiUCA de empresas sobre las que publicaba estudios, comunicados de prensa y reportajes con contenidos elogiosos en su revista y página web.

Sánchez considera "lamentable que la consejera de Salud no haya dado explicaciones en el Parlamento sobre el hecho de que su Dirección General de Consumo no ha llevado a cabo ninguna actuación ante otras denuncias contra UCA-UCE presentadas por nuestra organización en agosto de 2016 y en abril de 2017 por distintas irregularidades y que deberían haber provocado su salida de las decenas de órganos consultivos de la Junta en los que representa a los consumidores". La denuncia de 2016 pedía que se expulsase a UCA-UCE Cádiz del registro de asociaciones de consumidores por usar subvenciones públicas para las actividades de otra entidad paralela, Asocoes; la de 2017, que se retirase a UCA-UCE la condición de federación autonómica "más representativa" al no cumplir el requisito de tener asociaciones en las ocho provincias que marca la normativa para ello.

El secretario general de FACUA Andalucía también critica que la consejera de Salud no haya contestado a Izquierda Unida sobre los motivos por los que la Junta sigue pagando miles de euros anuales en dietas a directivos de UCA-UCE por la asistencia a órganos consultivos en lugar de embargar estas cantidades. Y es que esta organizacion adeuda desde hace años 78.000 euros al Gobierno andaluz por subvenciones que tiene que reembolsar debido a irregularidades en su justificación.

Tanto UCA-UCE como EdiUCA SL han sido declaradas insolventes por los juzgados de lo social. Tienen una larga lista de deudas, de cientos de miles de euros, con trabajadores, proveedores, Hacienda, la Seguridad Social y la Junta de Andalucía.

Ya somos 217.593