El Supremo corrige de nuevo a la Audiencia de Sevilla en materia de cláusula suelo y condena a Caixabank

El Alto Tribunal señala que las entidades también deben informar a los usuarios en los casos de compraventa de inmuebles con subrogación en hipotecas de promotor, aunque no intervenga en la escritura.

El Supremo corrige de nuevo a la Audiencia de Sevilla en materia de cláusula suelo y condena a Caixabank

El Tribunal Supremo ha vuelto a corregir a la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Sevilla en materia de cláusula suelo. El Alto Tribunal ha anulado otra sentencia emitida por ésta y señala que las entidades bancarias deben informar a los usuarios también en los casos de compraventa de inmuebles con subrogación en hipotecas de promotor, aunque no intervenga en la escritura.

Según informa el diario Confilegal, la Audiencia Provincial de Sevilla es la única sección en España que exime a los bancos de ofrecer toda la información a los prestatarios si existe compraventa con subrogación en el préstamo del promotor.

La sentencia del Supremo señala que "la Audiencia Provincial convierte la obligación de información precontractual del predisponente (información que la jurisprudencia del TJUE ha considerado determinante para que las cláusulas puedan superar el control de transparencia) en una obligación del adherente de procurarse tal información. Esta tesis es contraria a la jurisprudencia de esta Sala y del propio TJUE y, de aceptarse, le privaría de toda eficacia, puesto que a la falta de información clara y precisa por parte del predisponente sobre las cláusulas que definen el objeto principal del contrato, determinante de la falta de transparencia, siempre podría oponerse que el adherente pudo conseguir por su cuenta tal información".

Con este fallo, el Supremo va más allá y no sólo afirma que las entidades bancarias deben informar a los consumidores cuando se dan estos casos de compraventa y el banco está presente en la escritura, sino que amplía la obligación a los casos en los que no se encuentren presentes en la firma.

En este caso, señala el diario, en la escritura intervino el comprador y el prestatario, sin la estar presente Caixabank, y no aparecía la cláusula suelo que se le iba a aplicar por imposición del banco. La sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla establecía que "el cliente era quien tenía obligación de informarse o, en su caso, la entidad promotora tendría que informar a éste y no la entidad bancaria".

El fallo del Supremo condena al banco a devolver todas las cantidades abonadas indebidamente por el usuario, con los intereses desde la fecha de emplazamiento de la entidad; además del pago de las costas del procedimiento, tanto del Juzgado Mercantil como de la apelación. En total la cifra supera los 20.000 euros.

Ya somos 226.106