Banca

La leyenda urbana de los desahucios y otras estrategias de manipulación de la realidad

Las ejecuciones hipotecarias ya no trascienden públicamente como lo hacían antes. Ahora la banca busca presentarse como víctima de las cláusulas suelo. Es el momento de normalizar la precariedad y el abuso.

Por Olga Ruiz Legido

El director general de CaixaBank dijo en público hace unos días que los desahucios son una "leyenda urbana". Él sabe bien que la realidad es la que es pero también aquella que quieren que sea, la que pretenden fijar en la conciencia colectiva tras repetir los mantras sanadores del capitalismo más salvaje.

La Caixa ha jugado en estos años un papel protagonista en los desahucios y a finales de 2013, la PAH declaraba a Bankia, BBVA, La Caixa y Santander como los bancos a la cabeza de los desahucios durante los años más duros de la crisis, atribuyéndoles más del 60% de los desahucios y las órdenes de ejecución que se han ordenado en España.

Juan Antonio Alcaraz afirmaba en sus declaraciones que los desahucios forman parte de una leyenda urbana y que el tratamiento de las abusivas cláusulas suelo ha sido utilizado para que las entidades financieras pagaran parte de la crisis: "Los desahucios forman parte de la leyenda urbana, nosotros no hemos desahuciado a nadie. Los bancos no queremos desahuciar a nadie".

En cuanto a las cláusulas suelo, la argumentación ofrecida por el director general de La Caixa fue que se activaron para proteger a los titulares de las hipotecas y que quien ha pagado "todo esto" han sido los accionistas de los bancos y los contribuyentes. "Lo que ha ocurrido es una transferencia de riqueza de unos a otros. Han pagado unos por otros".

Días después de estas declaraciones, el directivo de La Caixa se retractaba de sus palabras y pedía disculpas públicas por las mismas, que según dijo, no reflejaban ni lo que pensaba ni su forma de ver las cosas.

Las primeras declaraciones las hizo en un foro inmobiliario, el 4º Encuentro del Sector Inmobiliario celebrado en Madrid el 25 de enero, organizado por la escuela de negocio IESE con el objetivo de analizar la situación del sector y valorar cómo vencer las reticencias de la sociedad ante una actividad que ha trasladado una imagen negativa a los ciudadanos, vinculada a la especulación. Como rezaba en el programa de las jornadas, éstas pretendían responder a la siguiente pregunta: ¿cómo acercar el sector inmobiliario a la sociedad?

Qué mejor estrategia para borrar la imagen negativa de la banca en la conciencia colectiva de la sociedad que distorsionar la realidad, negando los hechos que la han motivado: negar los desahucios y negar las prácticas abusivas de la banca y sus motivaciones para llevarlas a cabo.

No, no creo que el Sr. Alcaraz no pensara lo que decía en sus declaraciones en el foro inmobiliario. Considero que sus palabras tenían una finalidad clara en el contexto en el que se produjeron. Habló como pensaba y conforme a su forma de ver las cosas. Lavar la cara del sector inmobiliario y la banca como impulsora del mismo es también un objetivo y estamos en un momento propicio para ello, ahora que el foco alumbra otros escenarios.

uanedc (CC BY 2.0).
uanedc (CC BY 2.0).

 

Los desahucios ya no trascienden públicamente como lo hacían hace unos años, cuando gracias fundamentalmente a la labor de denuncia y activismo social de la PAH se situaron en la esfera pública, y no sólo con números sino también con nombres y apellidos de quienes los sufrían. Hoy no ocupan portadas ni espacios en los informativos pero las cifras siguen siendo altas, según el INE las ejecuciones hipotecarias de los años 2014, 2015 y 2016 que afectaron a viviendas titularidad de personas físicas fueron de 44.682, 39.151 y 26.954 respectivamente.

Los protegidos por las cláusulas suelo, millones de afectados en España, han sido engañados y luego obligados a acudir a los tribunales para que les den la razón. Mientras sus hipotecas aumentaban y asfixiaban las economías domésticas, las entidades financieras aseguraron sus beneficios mediante cláusulas redactadas de forma poco claras, con opacidad y ocultación deliberada de sus efectos al consumidor. Y con una clara desproporción y desequilibrio en las condiciones contractuales, pues o no se acordaban techos o los techos fijados eran tal altos como improbables.

Las protectoras cláusulas suelo impidieron que los usuarios se beneficiaran de bajadas del tipo de interés y empobrecieron aún más las economías familiares, muchas de las cuales no pudieron hacer frente al pago de los préstamos derivando en ejecuciones hipotecarias y desahucios.

Cientos de miles las familias afectadas por los desahucios. Cientos de miles los consumidores que tienen interpuestas demandas contra los bancos, a quienes no se les ha devuelto el dinero y que siguen pagando sus hipotecas a tipos de interés abusivos. Efectivamente, como señaló Alcaraz ha habido un trasvase de rentas, pero de las familias a la banca.

En junio de 2017, Caritas presentaba el Informe Análisis y perspectivas 2017. Desprotección social y estrategias familiares (Foessa 2017), que ponía en evidencia que ni la pobreza ni la exclusión social se están reduciendo: 7 de cada 10 hogares españoles no han notado la recuperación económica y apenas un 10% de las familias han visto mejorar su situación. Meses después de este informe, el Grupo CaixaBank presentaba su balance de 2017, ejercicio que cerró "con el mejor resultado anual de su historia", según destacaron los diarios económicos, un beneficio neto de 1.684 millones de euros, casi un 61% más que en 2016.

La pobreza y la exclusión no están en el debate público en este momento, como no lo están los desahucios ni los abusos de la banca. Se normaliza la precariedad, se normalizan los abusos, se normaliza la desprotección, se normalizan los beneficios de la banca y lo escandaloso deja de serlo. Es el momento de manipular la realidad como técnica de marketing, negar los desahucios y presentar a la banca como víctima de "ese asunto" de las cláusulas suelo está dentro del plan, que no os engañen.

__________

Olga Ruiz Legido es la secretaria general de FACUA.

*La foto de encabezamiento es de Flickr.com/popicinio (CC BY-NC-ND 2.0).

Hazte socio pleno o inicia sesión para leer el último Consumerismo
Ya somos 52.599