FACUA Granada lamenta la falta de diálogo en el desarrollo del nuevo mapa de autobuses urbanos

La asociación señala que el Ayuntamiento de la capital no ha tenido la consideración de informar a los miembros no permanentes del Observatorio de la Movilidad de las modificaciones llevadas a cabo.

FACUA Granada lamenta la falta de diálogo en el desarrollo del nuevo mapa de autobuses urbanos

FACUA Granada lamenta la falta de diálogo e información que ha existido por parte del Ayuntamiento de la capital en relación a los cambios implantados en el nuevo mapa de autobuses urbanos.

La asociación señala que el Consistorio granadino ni siquiera ha tenido la deferencia de informar a los miembros no permanentes del Observatorio de la Movilidad de estas modificaciones, por lo que numerosas organizaciones sociales se han enterado por los medios de comunicación.

FACUA Granada considera que esta actitud por parte del Ejecutivo municipal demuestra la falta de utilidad de este órgano, así como la nula voluntad de la actual corporación de abrir a la ciudadanía los cambios en la movilidad urbana de la ciudad.

Luces y sombras

La asociación sostiene que, respecto de los cambios planteados, el mapa actual de autobuses urbanos presenta algunas luces y sombras; especialmente ante la falta de información detallada sobre frecuencias y otros datos necesarios para realizar una valoración completa del sistema.

Sin embargo, FACUA Granada subraya que, con la información existente, se considera positiva tanto la conservación de las líneas SN, que tuvieron que ser creadas para solventar los problemas con los transbordos, o bien la desaparición de la Línea de Alta Capacidad (LAC) como tal, cuya utilidad y sostenibilidad económica había caído en picado en los últimos meses.

La asociación valora que, en la parte de las sombras, esta sostenibilidad es uno de los aspectos que preocupan. Elementos como la excesiva cantidad de líneas N, que podrían agruparse sin que se pierdan servicios y ahorrando kilometraje, son una prueba de ello. Unas líneas que, además, no ofrecen una cobertura completa, ya que no es posible para los usuarios de esta zona acceder al Parque Tecnológico de la Salud (PTS) de Granada sin transbordos, forzándoles a tomar otro autobús o el metro.

FACUA Granada estima que es mejorable la cobertura de asistencia a los usuarios en zonas como el Zaidín o Mirasierra, donde la traza presentada deja zonas sin cubrir, en las que se acumulan grandes cantidades de población.

La asociación entiende que, en el caso de Mirasierra, podrían solventarse los problemas con ligeras modificaciones en la línea S2, conforme se venía prestando el servicio antes de los primeros cambios de líneas.

FACUA Granada indica que sería positivo alargar la línea 21 hasta llegar al Parque de las Ciencias, subiendo por Genil y cambiando su recorrido por Arabial hasta la Plaza de la Ilusión, para reducir la presencia de líneas en Ronda y mejorar la cobertura de todas estas zonas.

Mejora del servicio

La asociación exige al Ayuntamiento de Granada que, aprovechando los vehículos más modernos que puedan quedar libres por la modificación de líneas y horarios, obligue a Rober, la empresa que presta el servicio de transporte de autobuses en la capital granadina, a eliminar los vehículos más viejos.

FACUA Granada recuerda que algunos de los autobuses que prestan su servicio en líneas como en la SN1, futura 33, llegan a tener más de 20 años cumplidos. Algo inaceptable para una ciudad que pretende reducir la contaminación y lucir su mejor cara ante el turismo.

Además, la asociación sostiene que la flota de vehículos de Rober se encuentra en un estado deficiente y que son frecuentes los problemas con rampas que no funcionan, puertas que no cierran o autobuses que quedan inmovilizados por averías.

Por último, FACUA reclama al Consistorio granadino que controle con alta exigencia el cumplimiento de las condiciones de mantenimiento de los vehículos para que éstos presten servicio en las mejores condiciones de seguridad y comodidad para los usuarios.

Ya somos 228.196